Viceversa 

En la agonía de mi voz esos besos parlantes suenan a ecos y tu voz tan calma y desnuda se apropia demasiado pronto cuando oscurece en la habitación.

Hasta donde lleguen mis oídos he de escucharte no sin antes ponerse de pie. 

Alianza manuscrita precede a la sentencia. Perder la forma en el extremo condensando esa sonrisa aguerrida.

Muerdo y grita más que nunca. Resbala en su pecho el alma entreabierta, salida y desanudada.

Hasta dónde puede llegar ese antojo profundo y sin culpa. Nos roza el tiempo con su inmediatez de lo impudico, nos une la esquizofrenia fuerte del corazón absurdo. 

Ese algo que tira vaya uno a saber porque.  Desviste la sospecha. Podría ser un escrito tuyo o mío y viceversa.

F.K. 

Roto

Se ha roto. Si. Se ha roto y se echó a llorar.

Pero es que todo va así y no podemos entender que todo se hará pedazos. Eso que alguna vez formó parte de algo ahora se tiene que acomodar en otro sitio. Y así será parte de otra cosa nueva.

Así vamos probando el encastre donde si y donde no. Donde te sientes mejor.  Más bonito o más seguro.

No hay más. Nada queda entero. Y lo que algún día fue algo para ti hoy lo es para alguien más. Adueñarse de poco sirve e intentar amarrar será en vano. La marea se lleva todo. Lo envuelve en su furia y lo que regresa ha de regresar pero ya no será igual.

En cambio en nuestra cabeza eso es imposible porque los pensamientos vuelven una y otra vez y jodidamente no cambian así como así. Quieren encajar muy a pesar de todo.

En ese punto caprichoso puede volverse la historia interminable. Por eso es que agradece las mareas y agradece el sacudón ya que eres un pedazo que debe encastrar donde debe.

Olvida los caprichos, esa idea arbitraria que te llevará adonde ni siquiera sabes si quieres.

Hazte justicia.

F.K. 

Mecanismos

Despertaste con ganas de no volver a hacerlo. Sentiste que el vacío más grande habitaba en tu pecho. Te abrazo para cobijarte aunque sea tan sólo un momento.

Cuando la noche se puso silenciosa y violenta con sus pensamientos, una mirada de amor.

Cabeza a punto de estallar, mecanografiando esas ideas persistentes, esas ideas que no te dejan en paz. Compañía de presencias.

En esas desconexiones del mundo irreal en las que nos volvemos polvo de estrellas, tan sólo dos figuras que sobrevuelan el espacio.

Planos fuera de sí, interconectan imágenes guardadas. Elegir consiste en algo que no es fácil pero debo decir que es inevitable. Quedándote o yéndote la realidad obliga cuando todo lo demás se va.

Universo sutil que no encuentra una manera mejor de decirme lo que a golpes finalmente entendí.

Entender una historia, una explicación, percibir con claridad los signos acústicos, ser capaz de reconocer el sentido de esto.

Decirlo varias veces hasta que desaparezca por fuerza propia del mecanismo.

F.K.

 

Huidas 

Esos pasos que no vuelven. Esa quietud que incomoda.

Esa sangre trabada tiñe la mirada que revela las largas marchas hacia el abismo.

Voluptuosa sincronía en el escaparate del misterio. Aquel que un día socavo los frenos.

Arremete desde dentro el más minúsculo silencio. Empapado con intrigas que erupcionan los criterios.

Letargo dócil pero sincero esparce grises minutos sin razón de serlo.

Olvidadizo guerrero corre triste y ventajero. Qué poco le importa a los cisnes dejar de nadar en un cuenco.

Alegría que hiere y viste el intento. Justamente se decían porque huyen del reto.

F.K.

Debajo de 

Deseo estar perdida. 

Deseo escaparme y deshacerme después de todo esto.

¿Alguna vez lo estuviste? Cómo podría saberlo…

Debajo de mis sábanas se entretejen esas historias.

Borré todo y ya no sé qué decían tus palabras. Quisiera releerlas una vez más pero no puedo hacerlo.

El corazón bombea fuerte y acelerado a punto de entrar en estado catatonico.

Si fuera cierto lo real sería una fantasía verdadera que realmente notaría. Tal vez no…

Intuyendo vamos engañando y persiste en el gris. 

Desentiendo pocas veces igual que siempre los vacíos temblores que el pecho desmiente. 

F.K. 

Si ya no

Ahí respirando bajito.

Aire denso y pesado que convivía aisladamente pero presente.

Abiertas, olor rancio, uñas desprolijas.

Cómo será si no paro, qué pasaría si ya no volviera a buscar ….

Se entretejían oscuros pensamientos, iba y volvía en esa idea metafísica de abandonarse al universo, dejarse, librarse.

Cansado, descalzo, sucio, asqueado, sabor a roturas por todos lados. Lugares acomodados en esos rincones de poca memoria activa, lugares mágicos y hasta felices, por momentos….

Desencajado, esa dureza que cubría su cuerpo como una segunda piel empezaba a flaquear. Esa trinchera de anhelos se corría al fondo, muy despacio, se volvía transparente y su lengua, tibia, rara, extrañamente reseca en una boca en forma de túnel que traviesa, algún día besó y tembló miedosa apoyada húmeda en  otros labios rosados, rotos por el viento frío de una mañana.

Poquito sólo un poquito, empujaba haciendo fuerza el vientre.

F. K. 

Bruma de verano 

Contemplo y escribo mientras mi cabeza juega solitaria entre muros perdidos. 

Alivia esperar con ansias bajo una bruma silenciosa. 

Viajemos en estas frases hechas para volar.  Colgados en escaleras que nacen del mar.

Peces color salmon van y vienen al otro lado. Pequeñas vidas pasajeras,  van y vienen en verano. 

Trazo a trazo se pinta en el horizonte un retazo. Atardecer de mieles, tan dulce y endulzado.

Mira que te vengo observando hace tanto y no era en vano. Mis versos te tocan como la lluvia. Todo se vuelve tan significativo entonces tan preciso y cotidiano.

Intermedios sin palabras, no hacen falta en tu presencia. Algo más que suficiente es llevarte dentro de mis penas.  

F.K. 

.