Los dormidos

Barren tus palabras la melancolía de mis recuerdos.

Seremos como brotes que encuentran fuerza en lo profundo de la tierra.

Podrán nuestras vanidades escudarse en la sombra.

Esencias inquietas frente a un mar de bombas. 

Se deleitan los dormidos agrupados en antorchas.

Maullan desde sus jaulas instalando una derrota.

Huyen presos del olvido, juntando rostros en patota. 

Desde el núcleo encendido se ven partes de incendios. 

Son historias que elevaron las ocultas memorias. 

F.K. 

Anuncios

Recaída 

Despertar al encuentro de una extrema soledad.

Tristeza del inexplicable torrente de ilusión. 

Ningún enamorado puede ambicionar ser ignorado por el propio amor.

Duele tu cuerpo separado del mío. Una sombra circundante ocupa el sabor del olvido.

Fragmentos agitados sobre una ausencia que aún te pertenece.

Nubes sin respuestas, tormentos de una pesadilla que agrieta mis abstractas pérdidas. 

Como prueba de una realidad que asfixia no le temo a la esencia.

Los demonios de una recaída son más bien el desorden que impera.

Corro para no detenerme en la existencia. Para apresar a la locura del sentido. Para dar la espalda al profeta sombrío. 

Someto este acto al límite del ridículo. 

Declaro ante todo, la debilidad que sostiene esta verdad inmediata al hastío. 

F.K. 

En presente 

Sólo es hacia adelante que se guardan los recuerdos.  Si ni siquiera lo intento se me van escabullendo.

Siento el frío tan adentro que me aleja de tu sueño. Siento una estúpida sensación  de dejarte sin aliento.

Cuando las sombras se sienten al calor del movimiento. Se hacen trizas mis espejos y una maldicion que encierro.

Si tan sólo vieras que te veo. Más que la luna intentando ser cielo.

Bueno….que decir si ya no puedo… más que temblar frente a tu cuerpo. 

Son las luces que se apagan cuando llegan tus silencios.  Es tan tibio este regalo que me arañó en suspenso. 

Hoy me duele el frágil cuidado de un corazón sobrero.  

Hoy me duele todo eso que ha sido lo que te tuvo quieto. 

Frente al mar están los besos. Frente a todo lo que espero.  En presente es que te quiero y es que no sé…..no sé cómo te atravieso.

F. K. 

Anuncios

Los insalvables minutos de la cobardía.

Rebrote exquisito de las lunas.

Alivio perfecto sintomático del vacío.

Trampas clandestinas al sabor sincero.

Piezas desechadas rearman el sangriento puerto hacia los ríos de tu escultura.

Pieles gruesas armadas adornan los palcos del acto invertido.

Viaje enfermo de prisas desacelera los pulsos inmediatos.

Bruma que enfurece el paisaje desprovisto de atajos.

Aún ese tramo que somete los anuncia.

Desplegar un presente cuando intuye la retirada desafía a cualquier generoso noble a cerrar los puños y direccionar su pista.

Caricias rebozadas que duermen en tus brazos, son el regalo que aún me habita.

F. K.

No como yo

“Nadie te va a amar como yo”, me dijo.  Y con esas palabras ostentó separarme del mundo para siempre. Como si sus tentáculos pudieran amarrarme a su pecho lleno de vacíos que ni el corazón más poético hubiera podido colmar. 

Luego una lluvia imprimio lo que por mucho tiempo sería la premisa de mis días. 

Viéndote en esta distancia casi injusta entrego el más celestial de mis abrazos para poder desde ahí ser algo más que un canto donde soñar.

Verás poco a poco en la multitud de algún momento cómo sería haber tenido algún otro corazón que arrinconar. 

Fatidico suspenso encontrarnos bajo el sello de las nubes.  

F.K. 

Tratar 

Trato de explicar que no sólo es clausurar. Que si hablo no es por hablar. Que si me marcho es para respirar.

Trato de explicar que lo que duda es la verdad. Que lo que hago es despertar . Que si vibra el pecho es libertad. 

Pero si sólo te da por estar . Si lo que sientes te hace andar, no frenes ese impulso ni esperes más. 

Tan sólo escribir para pensar. Para hacer versos sin desarmar. De que sirve entonces mirar sin observar.  

Cuando la pena viene también se va. Y al mismo tiempo continuamos en una esfera de opacidad. Lo que no se busca ha de llegar. Sabemos bien que tropezar es lo más cercano a lo real. 

Raro esto de sintonizar, de conectar y desarmar. Desafiar a lo inevitable sin preservar. 

Estamos aún en una vigilia. En una especie de vista estelar.  Recortar los surcos que desvían lazos sin armar.

Parece que nadie teme a entrar pero que mueren al dejarse llevar. Típicos seres con el placer de regodear. Mixturas detonantes de pechos cautelosos a la hora de soltar. 

Grande viene la desesperante crisis de quien será el próximo suspiro que embellezca un momento entre tanta oscuridad.

F.K .

La junta

Hacer frente al maldito desatino de tus alas desplegadas. Planear convencido de lo inevitable que suscribe una madeja intolerante de sin fines.

Gigantes desarmados golpean los portales en busca de que algo allí sea más que una polvareda. 

Injustamente una parte recorta una otra. Injusto destino flanqueado.

Esta vez sucede mucho en poco. Hasta aparece la sombra tapando al sol. 

Junta las bocas. Junta años. Junta golpes. Estrepitosamente salen a remendar el cielo desgastado por la lluvia celeste. 

Intercepta el drama raspando la brújula forcejeada del viento.

F. K.