Pedantería

De los arrebatos salvajes han nacido las camelias.

Reconozco la sutil pedantería de los besos de la esquina.

Los manteles sin esquirlas.

Quizá, un roce que le alquila.

Encantado bajo el puente desde los orgullos circenses han dejado cada gota ensamblada tras la roca.

La he visto envejecida. Quizás, más nueva que altiva.

Han tropezado escalones mientras caias en los bordes últimos de aquél bote.

Le temes tú a esos colores? A esas mágicas linternas que cogen la luz inaccesible para iluminar amores.

Respuestas interrumpidas por el ruido de la vida.

Por el sonido silvestre que antecede a tus pupilas.

Mientras tanto, una partida,

donde se muerden y suspiran.

Donde acontece lo inevitable. Lo escrupulosamente intocable.

Una burla clandestina. Esos decretos que oxidan.

Mucha purpurina y un sinfín de cosquillas.

F.K.

Anuncios

Agrupar

Si no fuera por el viento me arrastraria la intemperie.

Arrasaria con tus ropas y beberia de claveles.

Mientras miro los espejos leves agruparia pensamientos.

Reclamaria sus enseres.

Ay que rojo! se parece a tu sangre donde entran carruseles.

Qué profunda maravilla cuando atraviesas cordeles.

Cuando requisas un fondo. Cuando retumba tu temple.

El reducto de lo imprevisible en donde se destiñen corceles.

Tirar una moneda al universo y ver que sucede.

Te llamo mi amor para que mi corazón entienda a quien le ha dado amaneceres.

F.K.

Expansiva

Rincón del inocente,

intoxicado con simpleces.

Lujuria poderosa,

incestuosos displaceres.

Nos vamos en el tiempo,

arropando niñeces.

Reventando solturas,

escapando de avideces.

Codicia repentina,

instalarme en lo que enciende.

Reinventa tu cabeza,

frenéticas mudeces.

Encontrarse en algún fondo,

sublinguar deleites,

apaciguar los tonos,

lamer tus sienes.

Maridar adornos,

subestimar al tenue y denso sabor..

que recorta al manso,

y desaparece.

Ardor nocturno,

erupción del temple,

entibiar tus costras,

comer de aquello

que enloquece.

F.K.

Aparecen

Danzan en el prostíbulo,

ínfimos menesteres,

seres inquietantes,

luces que entorpecen.

Arrinconan al paseante,

los disfrazan de quehaceres,

insultan sus bocas inertes,

encienden amaneceres.

Carisma microscópico,

tensión de un modelo adyacente,

explosión de los sentidos,

recubiertos de intereses.

Intimar desde la lluvia,

donde duelen los saberes,

rompen latidos,

a la luz de tus claveles.

Consensos inescrutables,

verdades de los que mienten,

sosteniendo concepciones,

incitando a los terrestres.

Elaboraciones poéticas,

intenciones que oscurecen,

mentiras retratadas,

en oposición a los fieles.

Origen invertido,

realidad como apareces.

F.K.

Entretiempo

Olvidos insistentes

recuerdan los anhelos

las vendas del bandido

la estaca del hiriente.

Embalsamar castigos

resucitar durmientes

frío acontecido

por la verdad latente.

Se acomodan los castillos

arremeten contra corriente

esas burlas luminosas

esos labios de serpiente.

Ruina ensordecida

raspando amaneceres

dibujando maravillas

reportando al teniente.

Barcos que disimulen

esos ríos de placeres

falsa estima de una vida

que ha quedado entre poderes.

F.K.

Placeres

Emocionalmente corrompido,

por el estímulo silvestre.

Intoxicando las horas,

recuperando ambientes.

Estrechas las olas,

dibujando al poniente.

Conquistando farolas,

imitando serpientes.

Pisotear caracolas,

mientras duermo en tu vientre.

Salvajismo de ahora,

nubosidad ardiente.

Subyugar lo que aflora,

invadiendo tu temple.

Revelar las escorias,

retratar placeres.

F.K.

Mientras

Mientras lloraba,

sin motivo alguien reía.

Mientras cantaba,

hizo eco algún silencio.

Mientras dormía,

algo despertó del templo.

Mientras observaba,

vi a la lluvia luchar contra el viento.

Mientras volaba,

algo permanecía quieto.

Solamente hacía falta,

interpretar esos huecos.

Esas sensaciones vacías,

esos inexplicables sucesos.

Conversaran algún día quienes fueron momentos.

Una premisa escondida,

Un corazón sin misterio.

Suplicaran las olas,

haber salpicado al incierto.

Multiplicaran las horas

aquellos que han visto el infierno.

Cómo parar está bruma.

Cómo equiparar al cielo.

Si al final de estas coplas,

tan sólo seré,

un susurro del cuerpo.

F.K.