Lapsus

Es el cielo que entre nubes desaparece.

Tierno corazón sólo sabe de la inocencia que es vivir en un abrazo.

¿No lo sentiste? Todo cambiò, tan sòlo un poquito.

Sólo di sì antes que el mundo despierte. Sòlo di sì antes que la razòn se libere.

Serà tan dulcemente trágico y mágico a la vez.

Como la sangre que abre la piel ante tu mirada.

Desolado invierno que regresa bajo promesas de fuego.

Frases que terminan como melodías con sólo algunas notas.

Color intenso recubre esas imàgenes del ritual tardìo.

Se extinguen los versos, oscurecen las glosas, incierto lapso discurre a deshoras.

Designio prohibido, destino que implora, bucea la dulzura en los barcos que azota.

F.K.

 

 

Anuncios

Los dormidos

Barren tus palabras la melancolía de mis recuerdos.

Seremos como brotes que encuentran fuerza en lo profundo de la tierra.

Podrán nuestras vanidades escudarse en la sombra.

Esencias inquietas frente a un mar de bombas. 

Se deleitan los dormidos agrupados en antorchas.

Maullan desde sus jaulas instalando una derrota.

Huyen presos del olvido, juntando rostros en patota. 

Desde el núcleo encendido se ven partes de incendios. 

Son historias que elevaron las ocultas memorias. 

F.K. 

Recaída 

Despertar al encuentro de una extrema soledad.

Tristeza del inexplicable torrente de ilusión. 

Ningún enamorado puede ambicionar ser ignorado por el propio amor.

Duele tu cuerpo separado del mío. Una sombra circundante ocupa el sabor del olvido.

Fragmentos agitados sobre una ausencia que aún te pertenece.

Nubes sin respuestas, tormentos de una pesadilla que agrieta mis abstractas pérdidas. 

Como prueba de una realidad que asfixia no le temo a la esencia.

Los demonios de una recaída son más bien el desorden que impera.

Corro para no detenerme en la existencia. Para apresar a la locura del sentido. Para dar la espalda al profeta sombrío. 

Someto este acto al límite del ridículo. 

Declaro ante todo, la debilidad que sostiene esta verdad inmediata al hastío. 

F.K. 

En presente 

Sólo es hacia adelante que se guardan los recuerdos.  Si ni siquiera lo intento se me van escabullendo.

Siento el frío tan adentro que me aleja de tu sueño. Siento una estúpida sensación  de dejarte sin aliento.

Cuando las sombras se sienten al calor del movimiento. Se hacen trizas mis espejos y una maldicion que encierro.

Si tan sólo vieras que te veo. Más que la luna intentando ser cielo.

Bueno….que decir si ya no puedo… más que temblar frente a tu cuerpo. 

Son las luces que se apagan cuando llegan tus silencios.  Es tan tibio este regalo que me arañó en suspenso. 

Hoy me duele el frágil cuidado de un corazón sobrero.  

Hoy me duele todo eso que ha sido lo que te tuvo quieto. 

Frente al mar están los besos. Frente a todo lo que espero.  En presente es que te quiero y es que no sé…..no sé cómo te atravieso.

F. K. 

Roca infame

En los motivos que tengo se esconden tus garras.

Fisuras intensas al cuerpo que calla.

Recorren los ríos tus tibios instantes. Pienso que igualmente las rocas se mojan y se parten.

Hiere la voz que nunca se expande.  Juegan cual críos fantasmas sin sangre.

Presa buscada en la jaula de un ave. Fuerte bramido sostiene el embate.

Sed ligera. Polvo incesante. Quieres ser todo sin saber de nadie.

No dudo del plan susurra el infame.

Tan sólo sus bromas retienen el desenfrenado futuro que late.

F.K.

Revoluciones

Navego por el subconsciente desnudo de los astros.

Es la belleza que despierta a través de sus besos donde la verdadera sed florece el deseo espontáneo.

Singulares movimientos esclavizan mi cuerpo,  desorganizada intensidad aquieta mi velocidad al borde del tiempo.

Despeino los modos y apunto a tu pecho, observo un punto y calculo, la penetración de estos celos.

Quien quiera buscarte que lo haga en sus sueños, pues será allí en donde esté a salvo del duelo.

Morirse ante la vida puede que sea, un cruel anhelo. Se repiten las voces, se aclaran los miedos.

Traición inoportuna aprisiona el juego. Temer un estímulo que rompa secretos.

Aún en los días de mayor acecho, encuentro la sombra que dejó entrever tu opaco invierno.

Suaves intentos de iniciarse en la magia de lo incierto. Cuevas nocturnas, melómano infierno.

Me voy acercando al límite insano, la locura encendida, tu inútil y llano remanso.

Te vas alejando….un poco a escondidas, un poco bordeando atajos.

Llegan revoluciones y se van marchando.

Como se van ellas, las nubes rescatan mis manos.

F.K.

 

.

Brotes 

Inolvidable imperio de miradas.

Esa pasión como una ola arrastra colores a tus huesos.

Profunda conmoción de un paraíso de rostros.

Como un regalo esos otros son el instrumento que añade señal a mi antena.

No puedo hacer que el fuego divino cese.

Ingenuidad que eleva mi oración hacia un acaramelado cielo. 

Ecos en la gravedad de un irrepetible momento.

Brillantez perpetua remolca mis últimas chispas.

Mi piel es un mapa de ríos y mares en donde navegan gotas del dulce consuelo.

Subyace el amor en todos los rincones, nuevos brotes encuentran su sitio para crecer en silencio.

F.K .