Lapsus

Es el cielo que entre nubes desaparece.

Tierno corazón sólo sabe de la inocencia que es vivir en un abrazo.

¿No lo sentiste? Todo cambiò, tan sòlo un poquito.

Sólo di sì antes que el mundo despierte. Sòlo di sì antes que la razòn se libere.

Serà tan dulcemente trágico y mágico a la vez.

Como la sangre que abre la piel ante tu mirada.

Desolado invierno que regresa bajo promesas de fuego.

Frases que terminan como melodías con sólo algunas notas.

Color intenso recubre esas imàgenes del ritual tardìo.

Se extinguen los versos, oscurecen las glosas, incierto lapso discurre a deshoras.

Designio prohibido, destino que implora, bucea la dulzura en los barcos que azota.

F.K.

 

 

Anuncios

Los dormidos

Barren tus palabras la melancolía de mis recuerdos.

Seremos como brotes que encuentran fuerza en lo profundo de la tierra.

Podrán nuestras vanidades escudarse en la sombra.

Esencias inquietas frente a un mar de bombas. 

Se deleitan los dormidos agrupados en antorchas.

Maullan desde sus jaulas instalando una derrota.

Huyen presos del olvido, juntando rostros en patota. 

Desde el núcleo encendido se ven partes de incendios. 

Son historias que elevaron las ocultas memorias. 

F.K. 

Revoluciones

Navego por el subconsciente desnudo de los astros.

Es la belleza que despierta a través de sus besos donde la verdadera sed florece el deseo espontáneo.

Singulares movimientos esclavizan mi cuerpo,  desorganizada intensidad aquieta mi velocidad al borde del tiempo.

Despeino los modos y apunto a tu pecho, observo un punto y calculo, la penetración de estos celos.

Quien quiera buscarte que lo haga en sus sueños, pues será allí en donde esté a salvo del duelo.

Morirse ante la vida puede que sea, un cruel anhelo. Se repiten las voces, se aclaran los miedos.

Traición inoportuna aprisiona el juego. Temer un estímulo que rompa secretos.

Aún en los días de mayor acecho, encuentro la sombra que dejó entrever tu opaco invierno.

Suaves intentos de iniciarse en la magia de lo incierto. Cuevas nocturnas, melómano infierno.

Me voy acercando al límite insano, la locura encendida, tu inútil y llano remanso.

Te vas alejando….un poco a escondidas, un poco bordeando atajos.

Llegan revoluciones y se van marchando.

Como se van ellas, las nubes rescatan mis manos.

F.K.

 

.

Un 19 de octubre 

Estoy emocionada. Conmovida. Orgullosa. Esperanzada. Se me llenan los ojos de lágrimas y la cabeza de sueños. Me ilusiona poder pensarnos así. Como una combinación de voces dispuestos a defender convicciones. Ayer me di cuenta de eso. Cuando estás realmente convencido de algo nada te puede parar.

Caía agua del cielo incesantemente y pensaba en el caos de esta ciudad cada vez que eso sucede. Parece que todo el mundo va como más apurado de costumbre. Hay más accesorios encima y moverse se hace dificultoso. Pero ayer, no tuve esa sensación, más bien fue algo simbólico. Porque las luchas son a pesar de las adversidades.

Quiero manifestarme sintiendo que somos visibles. Que estamos tomando conciencia de eso. Cada uno desde donde pueda pero estar. Cada corazón de ayer sumó. Cada voz se expresó.

Gramsci decía que “La indiferencia actúa poderosamente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa”. Pensé mucho en eso porque en muchas situaciones y sucesos somos indiferentes pensando que eso no tiene consecuencias. 

Hoy quiero expresar mi respeto a cada uno de los convencidos de que aún se puede pensar en una sociedad con conciencia y convicciones fuertes. Soy una idealista. Creo firmemente en que ayer fue un día grande. 

liniers_0-776vm7mc2ct0

Flavia Kudach.

PD: 19-10-2016 Una multitud se movilizó en decenas de ciudades de Argentina contra los femicidios y la violencia machista.