Apuesta

Sólo quiero aniquilarte

con la droga

que probablemente sede mi cuerpo.

Infame inocencia tecnicolor

se pudre bajo tus llamadas continúas.

Prefiero rendirle tributo al mediodía

antes que bajarte un beso de orquídea.

Balada fría del plata y otro regalo para ti también.

Mientras vomite laberintos

iré callando lo que vi en tu dolor.

Casi me gusta inclusive trucar al

paraíso para los visitantes.

La vida se pinta arriba y abajo.

Huelo sus colores. Veo sus atajos.

Estropea su antena el rayo que acierta.

Balada marciana nombra una apuesta.

F.K.

Anuncios

Escena

Mientras empuja,

va levantándose ese fulgor.

Grita,

tan escandalosa,

que apenas si puede saberse

lo que está diciendo.

La había mirado tantas veces.

Tantas veces,

que sus uñas manchadas de nueces,

le quedaban calientes

de frotarlas bajo el agua.

Hacía como si no.

Como si aquél

movimiento coreografico,

no le crispara la piel.

Cemento célebre bajo sus pies,

en una calle pálida y desnuda

bajo las luces del barro.

Vino ensayada desde los tablones

donde no hacía más que imitarlo.

Una vida desprolija y sin planchar.

qué más posible que andar

sin saber correr

a un laberinto de espinas.

Talladas de azulejos

parecía algo de su quietud.

Claramente

maniataba su brújula,

sin desesperar,

bajo una lluvia

interrumpida al final.

Monigotes hechos personas

bajaban por la sombra,

de un abeto encendido

pintando cristal.

Basta ya de esta escena,

le dice

mientras se vuelca encima

una copa de champán.

F.K.

Imagino

Sueños que traen respuestas debajo de la lluvia. Renuncia a los escalofriantes intentos de un impulso caótico que se desata…. se anida en una de las capas invisibles del órgano repetidor.

Nuevas dimensiones del sentir, desestabilizadoras de la mente que se regocija en antiguos pensamientos bloqueando el flujo al corazón.

Quién guiará ahora la carretera? Si los durmientes se desvelan al paso de un tren vacío que no acaba de partir.

Mensajes de alivio llegan en un respiro sostenido. Al despertar, un precipicio que por delante se va.

En una esquina confundida veo tu espera, me quedo sorprendida pero te dejo avanzar.

Sabrás de mis noches en vela? Sabes de mi temida oscuridad? Lo que sí sé es de tus piernas, que frenaban la existencia de tu amada libertad.

Te imagino en un vuelo infinito con alas de terciopelo y riendo sin parar.

Te imagino liviano, de un paso extravagante que te permite disfrutar.

Allí donde estás ten paciencia, juega a ser una estrella que brille en la tempestad.

Desde aquí tu luz nos llega, nos abraza y se pasea en este mundo irreal.

F.K.

Le hablo

Preguntas que se cuelan en las intersecciones del alma.

Como espinas en un cuerpo desarmado de reacción.

Extraña quietud tan inverosímil como el tiempo que responde sin frecuencia programada.

El mar como compañía a quien le hablo de mis tristezas, lo inevitable de la vida que sopesa las mareas.

Claudican nuestros puentes, se desarman las correas. Se liberan los atajos al sumergirse sin cautela.

Grito estremecedor que despierta como emblema.

Muere todo lo que estaba protegido en una celda.

Mirarse en espejos que fragmentan. Es vivir anestesiado aunque el dolor no cesa.

Realidad impune que golpea en cada letra, cada frase que remonta, cada imagen que aparezca.

Libre el corazón bombea, respiración, en un presente que es ausencia.

F.K.

Requisitos para la huída 

Conversaciones que como el sonido,  aturden, resuenan en el vientre.

Educación circunscripta al raciocinio desvalido de quien la porta.

Interés perdido como aquél abrigo dejado en la basura, sin pensar por el apuro estreñido de un cuerpo contenido, que no sabe vomitar.

Instinto empedernido que sabe tanto del asilo de cubrir a los latidos cuando dejan de sonar. 

Bocado sabroso en mi boca, que más que callarse por tonta, no deja espacio al pensamiento y dice sin hilvanar. 

Opaco tono será testigo de un llamado esclarecido por la noche, en su estallido no hace más que tiritar.

Estrella rugiente de brillo devora el árbol decaído, ya han pasado sus vestigios.  No han dejado su elemento más bien la idea inquietante del que se vuelve y se va.

F.K.

Fragmento

El cuerpo como fragmento de un exilio. Mapa indomito de un acelerado vacío.

Versos tibios reparan los insaciables malestares del cobijo.

Rompe secamente la espalda descubierta con una flor marchita. Escondite insonoro que clama bajo la bella oscuridad.

Una ventana descubre el secreto guardado de la noche.

Serán las grietas que recubren tu manto, aquello que algún día dejaste por azar.

Huella del camino incomprendido la que alguna vez por descuido has dejado de pisar.

Inquebrantable olvido que mas que pretendido no cesa nunca de añorar.

F.K.

Vaya loca 

Loca por creer en la verdad de tus palabras.

Por intentar sacar una sonrisa a tu reflejo.

Loca por mirarte tan profundo que veo quien eres por dentro. 

Loca por permitir tu ausencia y alejarte de los miedos. 

Loca por el abrazo extendido alrededor de tu cuello.

Loca por extrañarte sin más ni menos.

Loca porque tus manos me animan. Me hacen sentir que siento.

Loca por permanecer a tu lado aunque estés incierto.

Loca por pensar en vos mientras me duermo.

Loca por fantasear que soy el viento. Que vuelo lejos y regreso a por uno de tus besos.

Loca por intentar lo que no puedo. Aunque no sea como lo pienso. 

Loca por creer del todo en eso. Por pensar que de tan cuerda me voy muriendo.

Loca por escribirte en todos los versos. Por darte música para que bailes por no quedarnos en silencio. 

Loca porque tengo un amor tan inquieto. Por desordenar tus días con mis bocetos. 

Por lo valiente que me anima y de todo aquello que deseo.

Me muero de miedo por loca. Me vuelvo tan cuerda que me aquieto.

F. K.