Huidas 

Esos pasos que no vuelven. Esa quietud que incomoda.

Esa sangre trabada tiñe la mirada que revela las largas marchas hacia el abismo.

Voluptuosa sincronía en el escaparate del misterio. Aquel que un día socavo los frenos.

Arremete desde dentro el más minúsculo silencio. Empapado con intrigas que erupcionan los criterios.

Letargo dócil pero sincero esparce grises minutos sin razón de serlo.

Olvidadizo guerrero corre triste y ventajero. Qué poco le importa a los cisnes dejar de nadar en un cuenco.

Alegría que hiere y viste el intento. Justamente se decían porque huyen del reto.

F.K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s