Brotes 

Inolvidable imperio de miradas.

Esa pasión como una ola arrastra colores a tus huesos.

Profunda conmoción de un paraíso de rostros.

Como un regalo esos otros son el instrumento que añade señal a mi antena.

No puedo hacer que el fuego divino cese.

Ingenuidad que eleva mi oración hacia un acaramelado cielo. 

Ecos en la gravedad de un irrepetible momento.

Brillantez perpetua remolca mis últimas chispas.

Mi piel es un mapa de ríos y mares en donde navegan gotas del dulce consuelo.

Subyace el amor en todos los rincones, nuevos brotes encuentran su sitio para crecer en silencio.

F.K .

Resplandor 

Sentir desde la extravagancia de las latitudes.  Inciertos remolinos de paz acontecen entre los espacios que invocan.

Tormento cruel sentir la espada que se regocija de tu sangre

Tendrás razones o simplemente será la dulce incertidumbre que despierta tu apetito.

Cuáles serán esos minutos en los que siento el bullicio del alma.

Hoy vi mis alas y fue hermoso. 

Laberinto dorado de cuevas bajas rodean el resplandor de mis sonrisas. 

F.K. 

Voy 

Nunca supe bien cómo es mirar al vacío. Más bien sentí la fragilidad de caer aún con mis fortalezas. 

Mantenerse quieto en un vendaval, impulso insostenible dejarse llevar. 

Es más bien el vómito sincero que aprieta un corazón. Latires resonando son el truco de la razón. 

Será la mente que intenta doblegar a la emoción o simplemente miedo de destruir el caparazón. 

Tantas lunas se llevan al sueño que no empezó. Buscamos lo que no se encuentra, encontramos sin amor.

Voy curando centinelas, voy marcando mi canción.  Porque a pesar de no ser tierra, sostengo el brillo de un fulgor.

Sabré más cuando respire. Sabré más si voy al sol. Quemadas pero inocentes son las gotas del dolor.

F.K.

Incendios

Lejana sepultura del despreciable sentido intratable. 

Preguntas que condenan la curiosa necesidad de los magos.

Brillos fugaces irrumpen el lejano paisaje que trasviste un presente quieto. 

Redes prohibidas penetran cuerpos esculpidos sin reflejo. 

Es la una a la otra como si los ciervos olieran a lo lejos esta foto titilante. 

Universal es tu vicio que trepa por los mares internos de tu palabra. 

Interfiere sus calladas emociones. Rompen mis cuevas.  Ven los caminos siendo efigies del remolino. 

F. K.

Despedida 

Amo su luz y su oscuridad. 

Amo los besos del atardecer.

Amo el recuerdo de sus ojos dormidos. De sus caricias inquietas y su pecho escondido.

Amo verle de lejos.  Cuando parece que se aquieta. Cuando un rayo de sol le ilumina en el río. 

Amo decirle que lo extraño. Que mi vida sin él ya no encuentra sentido.

Lo amo aunque se haya ido. Aunque a pesar de todo ….haya buscado su alivio.

Aún respiro en silencio y escucho que está conmigo. Aún a pesar del dolor lo amo sin que sea mío. 

F.K. 

Anuncios

Los insalvables minutos de la cobardía.

Rebrote exquisito de las lunas.

Alivio perfecto sintomático del vacío.

Trampas clandestinas al sabor sincero.

Piezas desechadas rearman el sangriento puerto hacia los ríos de tu escultura.

Pieles gruesas armadas adornan los palcos del acto invertido.

Viaje enfermo de prisas desacelera los pulsos inmediatos.

Bruma que enfurece el paisaje desprovisto de atajos.

Aún ese tramo que somete los anuncia.

Desplegar un presente cuando intuye la retirada desafía a cualquier generoso noble a cerrar los puños y direccionar su pista.

Caricias rebozadas que duermen en tus brazos, son el regalo que aún me habita.

F. K.

Bastaría 

Si tan sólo fueran esos amargos intentos de nada los que esconden embates al filo.

Quien pudiera hacer trizas las ganas empapadas de fastidio.

Hazte ya de aquello que has bebido pues mi última ración se la llevan mis vestidos. 

Bajo la desnuda calma yacen tercos los quejidos.  Cuanto más he de alcanzar aquí bajo de tu nido. 

No son modos aquellos de engrandecer al hastío.  Bastaría de un clavel para perfumar al mendigo. 

F. K.