Boca de metal

Tratando de empezar

Imaginando que el azar

Me devuelve lo que un día

el viento hizo volar

Revuelto en las esquinas

no supo perdonar

No supo o no quiso

mutar su piel de azafrán

Casi como todos

Nada de especial

A veces algo parece una rosa

y no es más que un juglar

Mentira de tus ojos

Tan tristes que se van

acomodando de a poco

A ese mundo material

Descontrolar emociones

Dejar siempre de querer estar

Dentro de un maldito molde

Donde no has de respirar

Su cabeza imantada

Al pensamiento fugaz

Al obsesivo recurso

Que nunca suele encontrar

Y miran por arriba

Quien te quiere tocar

Quien lo hace de veras

Lo aplastas a tu mural

Cuanto amor se descoce

De tu boca de metal

Mientras escape tu roce

Te llevará el vendaval

Más vidas no quedan

Una más que se va

Levantaras tus cadenas

Quizá sólo en el mar.

F.K.

Anuncios

Interferencias

Irrumpe en la noche,

ese abrazo de la mañana que vuelve al recuerdo.

Esas imágenes que, en extremos reviven a la piel y conmocionan los sentidos.

No sabía de mentir ni de amar sin ser partido.

No sabía de los días que le quedan a pesar de los míos.

Llega el aire tan profundo cuando respiro contigo.

Pasan los segundos cargados de un sabor bordado de mitos.

Pronto llegan pensamientos que develan tu sueño.

Demasiado anudados cuentan días que pintan colores de una estación pausada.

F.K.

Bosques

En el extremo del bosque que contiene los cerezos, se depositan los subversivos versos atados que desenmascaran al ángel.

Sonido circular que rebota frente al paredón dorado del cielo que, en su tranquila inmensidad, aparta nubes fugaces.

Ruina predominante absorbe ciudades en llamas.

Ver en el trasfondo de un río cuando huyen poco a poco todas esas brisas que lo acallan.

Se crean movimientos. Algunas serenas migajas, ahuyentan hilos entretejidos de escamas.

Placer nunca más oído. Bullicio entre las sombras de las plantas.

F.K.

Camuflarse

Camuflarse para ocultar, para defenderse.
Mezclarse en la naturaleza, mundo incierto, impredecible.
Camuflarse para volver a ser uno mismo.
Para sobrevivir a las heridas. Tapar las cicatrices escondidas del dolor.
Camuflarse para luchar desde lo chiquito.
Desde un espacio inhabitado.
Para llegar y poder irse.
Para poder dar pelea a las espaldas. Para envisionar el mañana.
Camuflarse para no perder la esencia, preservar y mirarse desde dentro.
Observar, la distancia de lo tremendamente ilusorio.
Camuflarse simplemente, para no perder la humanidad.

F.K.

Mariposas

Es casi como un delirio que se atasca en el horizonte.

Fuego incesante despega el suelo que descama de a poco sus olores.

Gritos como flores con aroma a postres, teñidos de balcones abiertos.

Podremos como las aves migrar a cielo abierto. Nadando en el viento liso pisando escombros.

Recubren vuelos aquellas mariposas destinadas a amar sin tiempo.

F.K.

Idiota

Intentando te quedes en mi vida.

Sensaciones,

que se recrudecen en la noche.

Cuando interpretas,

sueño con los silencios.

Si deseabas verme llorar…

mis lágrimas han sido de abatida.

Cuando duele,

simplemente entro en un mundo,

donde me he quedado sola.

No vivir en el presente,

se convierte en la esclavitud del idilio.

Crees saber tanto en tu razón.

Puedes creer aún,

en esa verdad.

Pero ver, implica desnudar un alma.

Recorro un pueblo desierto,

donde los ángeles,

no han llegado.

Un suspiro en el oído me conmueve.

Y vuelvo,

al calor de tus manos.

Desahogo las piedras que tapan la luz.

Despierto,

como si fuese una caricia,

y te busco…en la orilla.

F.K.

Lujo

Cae el agua descarada derramando transparencia.

Todo un lujo enardecido por el sublime viento del Pacífico.

Cruces que defienden una fe desperdiciada de entrega. Bueno.. desnudarte cerebralmente sería un juego que trae problemas.

Ser simples como la hierba que baila en la marea.

Ciudadana del escondite que revela siempre la ausencia.

Presente inflado por una esfera.

Movimientos mínimos para el que llega.

Bailes típicos de quien celebra, un tropezón en la tinieblas.

Eléctrico el puente que nos incendia. Todo un lujo bajo una ciénaga.

Viste corbata el centinela. A duras penas relampaguea con esos ojos que quien pudiera…dejar cerrados para que sienta.

Tanta elegancia de pensamiento, que no se atreve ni a someterla.

Unas pocas manchas amarillentas van destinando tus últimas décadas.

F.K.