Mitos

Traigo entre mis brazos sonidos callejeros

Los golpes de los ruidos

Los mitos del viajero

Déjame que lo intente

Albergar tus sueños

Reavivar tus brotes

Dibujar un cuento

Qué se rompe entre el puñal del viento?

Cuando resiste al águila

Cuando no es más que un beso

Vale la pena desfigurar al tiempo?

Mitificar palabras

Mortificar los cuerpos.

F.K.

Anuncios

Paraíso

Crear un paraíso,

en lo profundo de la mente,

rescantando olvidos,

marchitan sus sienes.

Florecen instintos,

apuran las mieles,

mil noches escritas,

debajo de un puente.

Milagrosos encuentros,

curtidas pieles,

mientras dormía su llanto,

el atajo aparece.

Plateadas directrices,

al cielo enrojecen,

dibujo una sombra,

ternura devienes.

Acaso podrías decir qué sucede?

Hagamos de cuenta,

que sólo amaneces.

Bailar desnudando tu risa,

navegar los vaivenes.

La duda recae,

sobre el calor que las teje.

F.K.

Se murió

Tu falso glamour.

Tu careta de príncipe azul.

Tus plantas en macetas vacías.

El balcón ruidoso.

Huir por la mañana.

Despertar por un polvo.

Perpetrar tus alas.

Se murió la pared.

Tu inconciente colectivo.

Tu cabeza improvisada.

Obsesión de bolsillo

lleno de migajas.

Se murió tu adolescente vicio,

en tu cuarto de olvido

en tus paredes deshabitadas.

Tus desayunos de vidrio.

Tu pelo gris desteñido.

Tu falso ego tranquilo.

Tus momentos sencillos.

Se murió en tus palabras,

todo lo que en verdad deseabas.

Por seguir militando en la cama,

faldas caídas y estampas doradas.

F.K.

Ha sido

Sabía lo que iba a pasar después de esto. Incontenible tensión.

Reflujo espejado escupe ardiente.

Callado en su caja de cristal biselado.

Burlado por doquier.

Resquebrajados los hilos entretejidos de sus glándulas.

Saliva insistente humedece el secor continuo de su boca. Esa boca hermética. Casi un anzuelo.

Desde que lo veo en paralelo ha cambiado.

Ha sido como rescatar un corazón dormido.

Tal vez herido pero sin lastimar.

Ha sido quizá como una estampida.

Como dejar sostenidas figuritas de altamar.

F.K.

Escrache

Íntimos sucesos se esparcen

bajo la sangre

que despliega sus colores

asintomaticos de un día.

Arpegios repentinos

suben a través

de la colina escondida

tras la sombra.

Humildes fugitivos con sabor a brisa.

Eufórico silencio de un desconocido

arranca la ropa.

Pretende una jaula simular al aire.

Crudas espinas devuelven la herida.

Raspar el morbo de las hojas

escritas por la historia.

Será vencido el escondite.

Clamor mundano tras el viaje de la prosa.

Rescata el frescor sutil de quien

vive sin honra.

Cazar lenguas perdidas. Imaginar tus cromas.

Encorsetar un suspiro.

Divagar al final me sobra.

F.K.

Platónico

Todos los días son un recorrido.

Un extenso amanecer hacia la medianoche.

Incondicional el tiempo que deviene.

Siendo un manto predispuesto al fin.

Instantes después y antes que gritan vividos al costado del amor.

Tan predispuesto el ocaso vuelve y se devuelve a ver.

Puedes más o menos atreverte a ser tan platónico.

Tan profundamente desperdiciado como tal has sabido buscarlo.

Preciosas esquirlas de tu vida.

Aparecer en la eternidad de la noche.

Recorrer aún sin más montajes escondidos de tu cuerpo.

Hacen falta bosques abiertos al final.

Pensarse desde el interior de las rocas.

Vueltas de ruta. Encaminarse hacia adelante.

Percepciones desnudas ceden atrás de tus ojos.

F.K.

Así

Me enamoré por instinto

De una boca desquiciada

De momentos a solas

De una espalda silenciada.

Me enamoré de la bruma

Que cubría las palabras

Del ritmo intranquilo

De manos atadas.

Me enamoré de un rito

De las mañanas nubladas

Del espejo de las olas

De una mirada embrujada.

Me enamoré de todo eso

Que se dice en las baladas

De todo aquello que tú

No sabes que amas.

Me enamoré tan profundo

Que renaci en una montaña

Revivo las caricias

rebrotan mis alas.

Sin embargo el amor

No es tan sólo una llama

Más bien es aire que explora

Rincones de un alma.

Calma que ya he sabido

Dominar las espadas

Son etéreas las horas

Que un sueño me atrapa.

Me enamoré de una sutil sombra

de una estancia corta

De un corazón en llamas.

F.K.