Para algunos 

Algunos me llaman solitaria. Otros me llaman valiente. 

Algunos me llaman fuerte. Otros demasiado débil.

Algunos me llaman egoísta. Otros saberme cuidar.

Algunos creen que no tengo límites. Otros que los tengo por demás. 

Algunos sienten que me alejo.

 Otros que estoy demasiado cerca.

Algunos creen que no me cuido. Otros que lo hago demasiado.

Algunos me creen equilibrada. Otros que me desbordo fácil.

Algunos me creen caprichosa y otros que prefiero intentar.

Algunos piensan que soy dura. Otros que soy demasiado sensible.

Algunos creen que soy cariñosa. Otros que soy demasiado fría.

Algunos me creen alegre. Otros demasiado triste.

Algunos me ven perdida y otros sienten que voy muy a gusto.

Algunos me ven incompleta y otros que me sobra de todo.

Algunos me creen insistente. Otros me ven perseverar.

Algunos me ven crecer y otros creen que estoy siempre igual.

Algunos ven mis errores y me ven fallar. Otros no pueden verlos y creen que me hago mal.

Algunos me conocen y otros me desconocen ya.

Algunos saben que amo y lo hago con intensidad y puede que me equivoque pero no acepto el no intentar.

Algunos serán como yo en algo y otros tantos distintos por demás. 

Lo que importa es que vos sepas para vos y no para los demás. Para algunos sera soberbia para otros respetar. 

F.K. 

Anuncios

Cuerdas

A veces se queda durante un largo tiempo. Lo sé por su mirada fulgurosa, porque viene y me abraza. Puedo sentirlo en el cuerpo, un aire con aroma a pasto mojado. Sé que estuvo con él, sé que sus cuerpos compartieron un espacio, se rozaron y dedicaron caricias. Sólo me parece necesitar algo común y poder estar muy seguro.  

Me pedías todo cuando siempre necesité mas. Aún cuando en ocasiones depende de mí, igual sé que me voy a poder defender. Seremos capaces de soltar la cuerda que nos ata pero nos une? Se queda durante un beso largo y eso cambia todo.

Enciende la vela que reposa en la mesa de luz, ilumina suavemente el cuarto con los reflejos cercados de pared. Emite un amplio suspiro al caer rendido en la cama. Amarra la almohada a sus brazos, la hace suya. Parpadea repetidas veces hasta abstraerse del todo y caer dormido. 

Espero a asegurarme que no despertará y me quito la camiseta, quedo en cueros y observo mi cuerpo con detenimiento. Miro los pliegues del abdomen y los pelos que forman un camino hacia abajo. Persigo con los ojos una vena violacea muy marcada que nace en mi pecho izquierdo. 

Soy triste, mi cuerpo está afectando mi amor por mí, por los demás. No puedo cambiar ni aceptar eso. Se que no puedo dormir bien por sobre todo. Mientras hablo se vacían las lunas. Mientras hablo poco sucede. Mientras, estamos llenando cada tanto ese mundo plano de lo dicho, del por que de los días.
Escucho su respiración admirando cada centímetro de su cuerpo. La paz con la que reposa a mi lado. Quiero grabar en mi mente cada cuadrado especial de su totalidad. Organizar sus órganos dentro de mí para no olvidar ninguno de ellos.

Invoca un momento luego para ordenar….pienso y necesito un sentido a todo este cambio.

F.K. 

Canallas 

Profundidades borrosas de tus cercos de hule que alimentan fervientemente el opaco de lo salado hundido en tus pechos.

Crueles alientos que desajustan las miradas de cómplices atiborrados del deseo masivo del cantar ilustrado.

Dame mas muertes festivas, canalla imprudente. Bésame en el rincón redondo de mi entrecejo. Bebe de mis fluidos el aroma impertinente que emana al deshielo.

Ríspidas tus palabras se acomodan tras las rejas enterradas de una coartada impune.

Surgen descalzas sobre los pantanosos miedos del humo fundido con la escenografía de hojalata.

Introduce y penetra las rígidas fantasías balconeadas del espía feroz.

Ovacionan desde los palcos los autómatas vencidos de intriga.

Pliegue romántico y delicioso en horas de madrugada, pies livianos que se entrelazan bajo la mesada.

Combustible oxidado al calor violento de las perversas costumbres.

F.K.

 

Imaginario

Se esconde

En el acantilado que se desgasta con el aire que lo muerde

Se amontona y apilan granos diminutos

El sol despierta y hace trompos de arena

¿Dónde van pensativas las estrellas?

¿Dónde corren esas crines plateadas asustadas del reflejo?

Sobre una barca que deambula por la bruma viajan de espaldas al pasado

Hoy la luna pinta líneas redondeadas

Humedad suave y cálida

Despiertan los párpados clausurados

Estremece los sonidos blancos

Se silencian las lágrimas.

F.K.

 

Se me mueren

Río revuelto que baja por mis venas.

La corriente te choca y te lleva a tientas.

Ese pequeño que anida en tus recuerdos viaja en una quimera.

No siento en las manos más que tristezas.

Reparo en el hierro doblado que se tuerce sin resistencias. 

En cambio mi ánimo habita solitario en medio de lentejuelas.

Me muero un poquito con cada silencio. Me muero de miedo del otro lado.

Al oído me llegan susurros de espantos.

Tanto amontonamiento junto y sin lugar para un abrazo.

Oscuridad plena. Esqueletos invernales. Reposa como ajena en su cama para nadie.

Exabruptos comprimidos en un pecho intocable. Se me mueren de a poquito las ansias de lo insoslayable.

F.K.