OtRoS

Somos millones de puentes, cruzados por historias, por otros. Los atravesamos, o nos quedamos, a veces, quietos por mucho tiempo. De un lado y de otro tenemos oportunidades, cambios, lo otro, lo distinto. Podemos observar durante largo tiempo. Tenemos lo cercano, lo conocido y a ambos lados cosas nuevas para ver y experimentar. Estamos en soledad pero no solos. Tomamos decisiones y nos movemos en el mismo lugar una y mil veces. Decimos, callamos, nos instalamos en los silencios. Sufrimos y atravesamos el dolor. Estamos rodeados de presencias extrañas, ideas de comprender quienes son aquéllos cuerpos, esos otros. Demasiados interrogantes de un lado, de otro, de nosotros mismos.

Sólo podemos hacer bosquejos de una realidad impenetrable en lo concreto. Avanzamos y retrocedemos, nos desestabilizamos y volvemos a caminar. Cerramos los ojos, sentimos la esperanza de que el cambio puede estar. Somos testigos y presenciamos el presente a cada momento. Imágenes y sensaciones nos invaden. Algunas quedan por siempre, otras se van casi al llegar.

El cuerpo tiene registros, relatos contados por un otro que dejó huellas en mi propia historia. Pero hace falta perder para ganar algo.

Nos encontramos en un lugar, con presencias extrañas, con historias que construyo y probablemente el otro se nos escape. Se convierte en otro interrogante más al que deseo llenarlo de algunas certezas. Pero no las hay. Me silencio y aparecen aún mas preguntas.

F.K.

Querés saber?

Querés saber lo que quiero? Lo que quiero que suceda es lo siguiente, quiero que se enamore de mí perdidamente, que me llame, quiera hablar conmigo, me busque y me necesite, quiero que se dé cuenta de lo importante que soy para él y haga algo al respecto. Que me lo demuestre y me lo diga, que sea coherente con ambas actitudes, que no me haga dudar más ni contener mis sentimientos, que se equiparen y sintamos lo mismo para finalmente poder empezar a armar algo juntos.

Basta de este juego histérico de si y no, estoy harta, cansada y me agota, si, me agota al punto de que no voy a querer saber nada en muy breve. Me cansé de los que no saben que quieren, es tan fácil excusarse y decir “no sé que quiero”. Es de cobardes, los valientes se la juegan, no importa si saben o no lo que quieren, porque no lo piensan, ejecutan y hacen lo que sienten. Así deberíamos de ser en el amor, qué es toda esa mierda de analizar si quiero o no quiero, si me conviene o no quien sos, que haces, que decís, que me hiciste, un protocolo de negación que no sirve para absolutamente nada, ju-ga-te-la, y te aseguro que sólo tenés dos opciones, que salga bien o que salga como vos no querías. Nunca mal, no existe que algo salga mal, pensaste eso? Porque no te mirás un poco al espejo y te mirás adentro? Porque no dejas de buscar respuestas lógicas sobre un ser humano. Porque te aseguro que vos sos uno y no sos lógico en lo más mínimo.  Qué es lo que querés entender? Qué seguridades necesitás para soltar toda esa mierda que tenés guardada, y si, mierda porque todo eso que te hace dudar ni siquiera tiene que ver conmigo. Tus fantasmas ya estaban jugando con vos cuando yo llegué. Ni siquiera tengo algo que ver.

Pero además, te parece que alguien tenga que convencerte para que hagas algo que sentís? Es ridículo, hasta lo pienso en chiste y realmente me parece malo…y aburrido hasta morir. Por dios! Cuanto tiempo te pensás que tenés? Eh? Cuánta paciencia más pensás que me queda?? La vida es muy corta como para quedarse parado en la misma esquina demasiado tiempo, hay que moverse y cuando te movés te pasan cosas.

Sinceramente, que desperdicio de tiempo, si tuvieras al menos conciencia de lo que vale, pero creo que aún no te diste cuenta. Lástima que seamos tan idiotas, tan impunes de creer que no va a pasarnos nada, que podemos controlar todo. Seguí controlando con tu reloj mental todo, seguí siendo esa piedra que sonríe a veces simulando instantes de felicidad. Ni siquiera pensás que te merecés eso, pero no te estás dando cuenta de nada, y puedo verlo, puedo sentirlo, a la distancia se huele, se aprecia. Mirate a los ojos, dicen todo, no podes esconder más todo eso. Qué estás esperando?

Un SI podría cambiar toda tu vida, pero si eso no sucede y ese SI te arruina la vida? Esas son las opciones? No podemos ver la cantidad que hay porque sólo podemos pensar no más de cinco, no la tenemos tan clara. Dejá de hacerte el interesante y no digo que no lo seas, lo digo en el sentido de que todos en algún punto lo somos para alguien, y no hagas que dejes de serlo para mí.  Un poco de luz!!!!!!!! Salí  de esa oscuridad que creés que te favorece y te hace ver más lindo, porque lo imperfecto está igual, quién quiere ser un muñeco?

Dormí lo más que puedas y vestite bien, hacé lo que debes todo el tiempo, no te salgas del guión ni un minuto por favor, nadie podría soportar si hacés otra cosa, podrías decepcionar a muchas personas que ni siquiera ya les importas o quizá ni existen. Pero sabes que tenes que hacer, por favor hacelo, pensalo todo detalladamente, armá un plan y cumplilo, punto por punto, tenés tiempo, toda tu vida tenés para dedicarte a eso que te importa una mierda y cada vez te hace sentir mas angustiado, pero hacelo, qué tenes que perder? La cabeza?

F.K.

Raro

Salimos, nos divertimos, risas, anécdotas. Una merienda deliciosa. Afuera llovía, el cielo estaba tormentoso y el viento soplaba con fuerza.

Entramos al museo. Subimos las escaleras porque el ascensor estaba en mantenimiento. 7 pisos, paramos en cada descanso entre miradas cómplices, mirando el paisaje que se avistaba desde las ventanas, pequeñas pero capturaban lo suficiente.

Nos detuvimos en un video, largo, interminable, contaba una historia inentendible, pero no podíamos dejar de verlo.

Nos rozamos, las miradas se hicieron pesadas, decían cosas y transparentaban el deseo. Recorrimos cada sala, haciendo comentarios y poniendo atención a todo. Nos detuvimos en una pared, que eran cartas, de un chico que ganó una beca y escribía al museo de arte qué había hecho con ella. Risas, era gracioso, un rebelde.

Me miraste y me dijiste: de alguna u otra forma en algún momento iba a pasar (o algo así)….y me besaste. Nos besamos. No te me rías como al otro pibe que le hiciste eso me dijiste y a continuación la frase fue “no nos vamos a poner raros no?” a lo que contesté con un impensado….no, claro que no.

Se puso raro. Me enojé, no sé si con vos o conmigo, por no volver a mencionar nada de lo ocurrido. Pasó un día, pasaron horas y viendo que no pensabas decir nada te pregunté. Porqué me habías besado?  Antes claro, había hecho un repaso exhaustivo del momento, lo rebobiné en la cabeza miles de veces, traté de recordar cada detalle. Pintó, me dijiste……era muy escena “solos en la sala”. Ante mi indignación y sin querer apresurar a mi mano a escribir sin antes pensar, me tomé mi tiempo y te dije un desdichado ok, una lástima (una lástima porque me había quedado con ganas de más). Dudas y más dudas, raro igual, todo muy raro y nebuloso. Fue un beso, tampoco tanta historia no? No se besa por nada la gente? No pasa eso todo el tiempo?? Noooo, no te pasa a vos eso todo el tiempo. Te encantó, el impulso, la adrenalina, te gustó él. Te gustaba bah, pero te convenció.

Agregó luego, tenía ganas de besarte, no te besé por besarte. Claro, me lo dejó clarísimo no? Puffffff, dudas??? Jajaj todas!!!!

Me acabo de enterar que parece que no te pueden pasar este tipo de cosas con personas que elegiste como amigos, es decir, si uno elige a alguien como amigo, parece ser que tiene muy claro que nada va a pasarle con esa persona que no sea dentro del marco permitido del contexto de la amistad, claro está. Rompemos el deseo en pedacitos y lo guardamos para sacarlo cuando haga falta con otra gente, con los amigos no. Está todo controlado.

A falta de mejor respuesta, porque lo cierto es que no tenías ni una de back up, me dijiste…..no le quiero dar la razón a tu psicóloga, pero hay cosas que no tienen un porqué. Ah!! Mirá vos que piola no?? Usa mis propias conclusiones de terapia para contestar!! Desilusión, pero parece que me escucha cuando hablo…..qué contradicción.

Silencio, de ese que duele viste, ese que se te clava en lo más profundo. Que en realidad no sabés si querés que diga algo o que mejor se calle para siempre. Metafórico igual.

Hablamos de banalidades. Estás enojada en serio me pregunta inocentemente? Como quien abre una puerta, te tira a los leones envuelta en un pedazo de costillar y te pregunta si te jodió que se quedó afuera. Sí, estoy enojada le dije. Pero quedate tranquilo, ya se me va a pasar…segunda respuesta impensada. Pero porque? Porque te besé? …..tranca no?

No, para nada, si el beso no fue el problema, de hecho quiero más de ésos. El problema es que me sumergiste en un mar de preguntas acerca de qué carajo siento por vos? Que si me gustás, pero SOS mi amigo, de que no quiero dejarlo así, no sé, pavadas.

Ahhhh dice….nos interrumpen. Conversación cortada por la intervención de un tercer amigo que olvidé nombrar que participa de todas las reuniones a las que vamos, somos 3, sí, siempre 3. Es divertido igual eh? Somos mucho mas que 2.

Salimos de nuevo, recital. Mucha gente. Esta vez somos 4.

Mucha emoción, una energía en el aire increíble. Nos vamos a cenar todos, sí, los 4. Raro igual todo, como si nada hubiese pasado. Es un beso, no pasa nada, se supera.

2 se van y quedamos los otros dos. Tiro un inesperado: y nosotros? Qué hacemos? Qué hacemos ahora o qué hacemos de nosotros me dice?…… es que….SOS mi amiga, te miro y veo a mi amiga.

Puerta de mi casa. Sonrisas incómodas. Es que es raro porque SOS mi amiga pero tengo ganas de besarte (por fin decís algo que quiero escuchar!) Le contesto, yo también tengo ganas de besarte….so… qué hacemos? Ya fue no? Raro igual, muy raro, nos besamos, mucho, con ganas. Invitame a tomar un té me dice, ya fue….resignado a su deseo reprimido.

Subimos, risas, yo diciendo…..no te quiero obligar a nada eh? Pongo música? Pongo…..lo que había. Iba a suceder, se iba a poner todo más raro de lo que ya estaba, lo sabíamos. Me di cuenta en ese momento que probablemente iba a salir corriendo. No en ese momento, se lo iba a bancar, pero se le notaba. Estaba atado. Sus manos intentaban tocarme pero su cabeza le decía no, qué estás haciendo…es tu amiga, se va a pudrir todo! En fin….la pasamos bien, incómodo igual. Cuando tenés mucha confianza con alguien a veces no está tan bueno, se pone raro, en eso tenía razón. Iba a estar todo como antes? No. Acabábamos de vernos desnudos, irremontable eso, sépanlo. El deseo nos atrapó en sus garras y como animales feroces nos dejamos llevar. Duró poco. Al instante estábamos acostados, mirándonos a los ojos. Él pensando que quería irse ya, yo pensando en que quería que se quede.

Como si nada hubiese pasado sigo con ganas de verlo. No va a decir nada. Quizá no tenga que decir. Quizá ya fue suficiente y ahora cada uno con la suya. RARO.

F.K.

Límites

Qué bueno es tener límites, eso significa que uno no puede ser una mierda ni dejarse tratar como tal infinitamente, eso significa que, en algún momento, no se sabe exactamente por qué motivo, razón y/o circunstancia uno decide en una parte muy profunda y amorosa con uno mismo que algo acabe, que llegue a su fin, que no lo derrote completamente y lo deje bajo tierra. Es un excelente rasgo en la forma de ser el poseer límites. No me había dado cuenta de eso hasta que lo experimenté.

Decir basta, concreto, el basta que te devasta pero después te anima, te expulsa hacia otro universo interior, a buscar nuevos pensamientos, no ya interconectados del todo. Caminando a la par viene la decisión, firme, intensa, dolorosa, y llena de incertidumbre. Se te pega como el mejor estribillo de una canción, se concentra y viene el cambio. No se puede ganar nada sin dejar ir otro tanto, no se puede con todo, ni tenerlo todo. Elegir un pedacito de todo puede ser mucho más atractivo que poseer el resto. Se trata de apreciarlo, cuidarlo, respetarlo y hacerlo crecer hasta que ese pedacito sea un todo.

Mi todo ahora está en mí.

Deliro en una especie de sueño de subsuelo, porque sigue estando ahí pero escondido. Nada se va del todo. Siempre hay huellas si se necesita reconstruir. Encontrando apenas una tengo un fragmento con el que puedo dialogar.

El dolor vuelve, hay vestigios de lo irresuelto. Te disparo en mi cabeza una y otra vez, el recuerdo revive pero cada vez sangra menos. Y así pasan los días. Mañana un poco menos y un poco más.

F.K.

IN

Dónde guardás todos esos sentimientos? tenés un arca llena de amor, de razones y excusas? Quiero conocer todo eso. Llevame con vos, hasta ahí o hasta donde gustes.

Haceme lugar. Hablo poco, te escucho. Te abrazo toda la noche si me lo pedís.

Te soplo en el ojo cuando se te pegue una basurita o te sostengo  el bolso para que saques las monedas. Nos hacemos bien, pero tenés miedo. Pasa eso. Llega una persona a tu vida que te hace replantearte todo, así, de repente. Da cosa. Confiá. Nada malo puede pasar.

Te prometo que cuando me abrazes en serio, te vas a dar cuenta de todo esto que te digo. Miremos por la ventana, caminemos, saltemos, cantemos. Veo todo colorido, vos no?

Explota, mi corazón está que explota. No lo creés?

Porqué hay personas que guardan todo?  Guardás para tener siempre? O guardás porque no sabés a quién dar? Qué sentido tiene? No lo entiendo. Yo te quiero hoy. Mañana seguro que también y pasado… y el mes que viene seguramente. Pero te lo digo hoy. Si te digo que ayer pensé en vos? Soy una boba. No te lo dije ayer…..pero debería.

Al final lo pensás tanto que le sacás espontaneidad a la situación……..y a mí. Con lo linda que soy espontánea! Eso me dicen cuando sonrío. Sale mejor cuando lo hago de veras y no forzado.

Se te desliza una sonrisita seguro pero te la quedás. Te reís para adentro parece. Ese adentro tuyo debe ser muy bonito, hacelo reversible alguna vez así yo también participo. Conectame.

Hay que tomar de las personas aquello que pueden darte….es así. No seas mezquino.

Obsequiame  una mirada de reojo o un poquito de tu helado.

F.K.

Media hora

Te voy a regalar una bolsa con de miles de caramelos media hora y te voy a someter a que te los comas todos antes de que te vayas…… trajiste luz a mi vida. Me pasaría horas besándote. Cuando te vas, intento convencerme de que no es para tanto, pero sí que lo es. Pasaría montones de horas tan sólo respirando el mismo aire que vos. Suena un poco asfixiante, pero hay para los dos, lo prometo.

Te hice un té, rico, con una poción mágica, que hace que me quieras mucho. Lo revolvés y sale un humito…un aroma delicioso.

El cielo está…..más azul que nunca. Me florecieron todas las plantitas. Hay gente que espera años a que algo así le pase. Yo creo que la clave no es esperar, llega, simplemente, te llega. Un día no sé, en el universo entero pasa algo  y dice, hoy vos SOS la elegida, te agarra como un temblor en todo el cuerpo, te brilla la mirada, tu corazón se vistió de smoking, tu mirada está radiante. Te envuelve una especie de tul color rojo y te sentís una diva. Caminás y todos te miran, se nota.

F.K.

Quise

Yo quise ser muchas cosas. Astronauta, azafata, psicóloga, maestra, escritora, bailarina. Quería ser bruja también, pero de las buenas. Con una varita y con ropa diferente cada vez. Siento a veces que soy de otro lugar, de otro universo. Si es que eso existe, pero estoy casi segura de que sí. Me encanta jugar, reírme y hacer reír. Detesto muchas cosas, soy intolerante. No me gusta que me griten. Mi mal humor es insoportable. Disfruto de estar sola. Igual pienso que nunca lo estoy.

El desayuno es mi comida preferida. Esos primeros rayos de la mañana que te tocan. Ese olor a mañana. Mezclado con el aire apenas fresco.

F.K.

Irse

Qué ganas tengo!!! De irme, lejos, pero lejos. Nada de tomarme un cole e irme a una plaza a tirarme al sol, no. Estoy hablando de eso de cambiar de aire, de verdad. A veces lo hice, pero hay que planificar tanto esas cosas hoy en día. Lo natural es cada vez menos posible.

Lo primero es desearlo, con todas tus ganas. Cada día, como una oración, mentalizarse, quiero irme, quiero irme lejos, quiero irme no sé…..a Chihuahua. Y verte ahí, con la bikini, las ojotas fucsias, ese vestido blanco transparente que te queda alucinante y el gorro de paja, ése que te comprás en vacaciones para la foto, pero nunca más volvés a usar. Puede pasar. Obvio. Y ahí como una diosa, te tirás en la arena, mojás los piecitos en el mar. Comprás chucherías en la playa. Escuchás al viento y hasta te escuchás respirar…..increíble, pero pasa.

Te comprás un buen libro, de esos gordos. Los que pesan, pero no te importa, tenés ese bolso divino y espacioso para llevarte de todo. Cargás el mp3 con musiquita para tararear y te tirás todo el día haciendo NA-DA. Qué placer!

No entiendo igual, no entiendo porqué hacemos tan poco cosas que nos gustan para tener estos instantes de absoluto placer que duran un suspiro. Será cierto eso de que si los tuvieses todo el tiempo no sería tan así? Dudo un poco de eso.

Tengo momentos que vuelo, me voy. Capacidad de imaginación se llama eso. Tengo mucha. Me agarran avalanchas de pensamientos y me imagino detalles, lugares, personas, todo. Lujo de detallecitos. Sorprende eso.

Siempre me pregunté cómo sería mi vida si fuera hombre ponele. Sí, me lo pregunto, porque tengo la mente tan retorcida que se me da por analizar esas cosas. Y me imagino más libre, menos preocupada por todo viste. Capaz nada que ver, uno siempre quiere lo que no tiene. Estoy conforme igual, palabra que detesto, conformismo. Que asco de palabra. Porque pensalo bien, conformarse es estar contento con lo que tenés, con lo que sos. Y por un lado está bien eso. Pero también está bueno querer más. No digo más cosas materiales. Está bueno querer más de uno, saber que podés evolucionar, transformarte, cambiar cosas que no te gusten. Sino que sentido tiene? Estás ahí contento cada día, pensando que copada esta vida que me eché……no, la verdad no es para mí. Yo aspiro a más (otros aspiran cada vez más…) Lo tengo claro a eso. Hay que aprender algo de las cosas que nos pasan. Las personas con quienes compartimos nuestros días algo deben tener que enseñarnos. Creo en eso, fehacientemente. A veces son flashes. Algo puntual que te dijeron, una mirada. Alguien que te dijo gracias. El abrazo de tu vieja. Son muchas pequeñas cositas que suman, te suman y te hacen ser vos. Cómo sería tu vida sin toda esa gente? Loco no? Elegimos en todo momento, sin querer. Pero elegimos. Y después cuando tenemos que tomar una decisión de otro tipo, pensamos qué difícil la pucha! Y en realidad no nos estamos dando cuenta que lo tenemos incorporado, es un hábito. Pensalo así, te levantás, elegís levantarte porque realmente, podrías no hacerlo….no importa las miles de razones por las que lo hagas, lo hacés, punto. Elegís qué te vas a poner ese día, cómo te vas a mostrar a toda la gente que te verá por la calle. Elegís con qué cara salir, en qué asiento te vas a sentar. Qué vas a comer, qué temas vas a hablar. Qué música vas a escuchar. Con quién te vas a ver después. Lo cierto es que esto pasa más de grande no? Cuando uno es chico no siente esta sensación, sino todo lo contrario, siente que no tiene opciones, que los demás eligen por uno. Creo que muchas personas dejan que elijan por ellas. No sabría decir el motivo de esto, pero pasa.

Estoy cansada. De a ratos me canso, me cuelgo y pienso en un momento, específico. Voy por la calle a veces y escucho partes de conversaciones. Me hace reír mucho eso, me da curiosidad saber de qué se habla hoy en día. Hoy un señor en el metro le preguntó a una chica que leía, se ve que la había estado observando. Le consultó por el libro y ahí empezó la charla…me tuve que bajar, no me enteré de más. Y otra vez pienso en la playa, el mar y en las ganas de irme. Lo estoy deseando con fuerza, así que seguro que pasa. El libro gordo ya lo tengo preparado.

F.K.

Octubre, 2012.

Cambios

Tengo un lunar nuevo. El pelo se me cae bastante. No sé si será la época, podría ser…..se me quiebran las uñas. Duermo cada vez menos. Conozco gente nueva. Tomo más alcohol. Ya no tomo gaseosas ni café.

Dejo todo desordenado y ya no me importa. No me compro ropa nueva, uso la que tengo, me gusta. Hablo menos por teléfono, paso más rato en la compu. Profundizo menos en las relaciones, hablo poco de mí. Hablamos más de política, de arte y de viajes.

No proyecto a largo plazo. Pienso que voy a hacer mañana, en la semana a lo sumo. No miro tv, escucho música. Vieja y nueva.

Uso más zapatillas, no me banco los tacos. Cocino, voy al súper, invito amigos a comer.

Saco menos fotos, voy menos a la plaza. Camino poco, tomo el metro. No tomo taxis.

Veo más teatro, más películas, más series. Tengo cada vez más recuerdos. Tiro las cosas viejas. No guardo papeles innecesarios.

No como golosinas.

Leo bastante. Miro para arriba de los edificios. Veo más bebés en la calle. Miro más a los ojos.

Me gusta dormir en mi cama. Me gusta viajar, pero quiero volver.

Pienso más y siento menos. Me concentro poco.

Sueño, memorizo frases. Miro zapatos.

Fumo. Extraño. Me gusta pasar tiempo haciendo nada.

No me peso. Tomo mucho agua. Me pongo crema.

Uso faldas más largas, ropa menos ajustada.

Voy seguido al médico. Me saco el maquillaje antes de dormir.

Soy más sincera. Tengo buen humor. Me enojo poco. Hago chistes. Comparo, resuelvo y tomo decisiones rápidas. Medito. Me relajo. Hago catarsis.

Riego las plantas, lavo las cortinas. Compro cosas para mi casa. Veo más a mi familia. No salgo a bailar.

Me acepto. Me gusta la luz de las lámparas. Los inciensos. Leo sobre metafísica. No tengo citas. Me dicen piropos. Voy al psicólogo. Me pregunto, me cuestiono. Siento más calma.

F.K.

Octubre, 2012.

Calma

Corrí, el mar estaba a 2 calles, cerca. Siempre que necesito pensar y calmarme recurro a estar cerca del agua. Desde chica me inspira calma, serenidad. Y ese día necesitaba eso, más que a nada en este mundo, un poco de calma. Mi cabeza mandaba otra cosa, fue una pelea interna, una lucha de mis sentimientos, lo necesitaba, tenía que respirar en paz.

Una  fuerte opresión en el pecho, una puntada mortal en la garganta, me temblaban las manos ,las lágrimas se me caían y se mezclaban con el rocío del mar. Era un día nuboso, húmedo y de calor. Volvió a pasar, esa discusión sin fin. Pero esta vez me fui. Cambié de escenario, no lo aguantaba más. No sé en qué hubiese terminado eso, pero estaba claro que yo estaba fuera de mí. Y hace tiempo que eso era mi cotidianeidad.

Me senté, traté de respirar hondo, varias veces hasta que conseguí estabilizar mis pulsaciones. Sin conseguirlo por la congoja de mi llanto. Claramente estaba angustiada. Me veía y me daba pena, pero aún no había llegado al fondo. Sentía miedo, no me reconocía. Intenté rastrear imágenes, visualizar momentos de felicidad, aquéllos que me hicieran sentir por un momento que valía la pena. Nunca pensé en quitarme la vida. Soy demasiado cagona como para atentar contra alguien, menos contra mí. Al menos no en ese sentido. No entendía si era depresión lo que tenía, si el contexto no ayudaba, si mi relación no funcionaba y yo seguía intentando hacerla encajar en mi vida. Pasa….detectar el foco de la angustia es un trabajo complicado. Hurgar en uno mismo, preguntarse, darse respuestas que no llevan a ninguna parte, pero seguir intentándolo. Qué podía lograr en ese estado? Todo se vuelve gris, un gris oscuro, pesado, no te ves.

Una imagen apareció, hacía poco había estado en Berlín, un lugar que deseaba conocer desde hacía tiempo. La pasé tan bien, me conecté tanto conmigo, me sentí segura y acompañada, pero estaba sola. Sin embargo, dormía cada día con alguien que no hacía más que hacerme sentir cada vez peor.

No funciona. No funciona, correte de ahí. Te presionás. Para qué? Aceptá que tomaste una mala decisión….pesa, sí, es duro, pero qué más podés hacer? Es un paso. Si podés hacer eso, es un paso.

Todos fallan, vos también SOS uno de ellos. No pasa nada, nadie se muere por equivocarse. Recién empezás a vivir. Date la oportunidad.

Esto es un mar, grande, inmenso, nadá.

Un extraño se sentó a mi lado. Rápidamente sequé mis lágrimas con el puño del buzo, me dio vergüenza. Me sentí expuesta. No me dijo nada, tan sólo me observó, sacó una hoja y comenzó a dibujar. Me puse inquieta, temía que deseara entablar una conversación conmigo y yo no estaba para charlas. Pero no dijo nada. Concentrado en su trabajo, se limitó a dibujar. Nada profesional, era una hoja de revista llena de letras y un bolígrafo azul. No quise ni mirar para no dar pie a nada. A pesar de sentirme invadida decidí quedarme a su lado. Luego de un rato, terminó el dibujo. Simplemente me tocó el hombro y me lo dio. Era yo. Me había hecho un retrato y yo ni siquiera había posado para él. Fui la musa menos inspiradora. Me sacó una sonrisa tímida. Apretó mi hombro y se fue.

Las personas se cruzan en tu vida en un determinado momento y es por algo. Es una convicción que llevo desde entonces. Nada es casualidad. Ese día, ese gesto de un extraño, que desconocía mi dolor me regaló algo más grande que un dibujo. Me mostró que algo mínimo se puede hacer por otro. Yo podía hacer lo mismo. Claro que no sabía dibujar, pero qué importaba eso? Puedo hacer muchas otras cosas, puedo sacar alguna sonrisa alguna vez. Hacía tiempo que no lo hacía.

F.K.

Octubre, 2012.