Expansiva

Rincón del inocente,

intoxicado con simpleces.

Lujuria poderosa,

incestuosos displaceres.

Nos vamos en el tiempo,

arropando niñeces.

Reventando solturas,

escapando de avideces.

Codicia repentina,

instalarme en lo que enciende.

Reinventa tu cabeza,

frenéticas mudeces.

Encontrarse en algún fondo,

sublinguar deleites,

apaciguar los tonos,

lamer tus sienes.

Maridar adornos,

subestimar al tenue y denso sabor..

que recorta al manso,

y desaparece.

Ardor nocturno,

erupción del temple,

entibiar tus costras,

comer de aquello

que enloquece.

F.K.

Anuncios

Placeres

Emocionalmente corrompido,

por el estímulo silvestre.

Intoxicando las horas,

recuperando ambientes.

Estrechas las olas,

dibujando al poniente.

Conquistando farolas,

imitando serpientes.

Pisotear caracolas,

mientras duermo en tu vientre.

Salvajismo de ahora,

nubosidad ardiente.

Subyugar lo que aflora,

invadiendo tu temple.

Revelar las escorias,

retratar placeres.

F.K.

Mientras

Mientras lloraba,

sin motivo alguien reía.

Mientras cantaba,

hizo eco algún silencio.

Mientras dormía,

algo despertó del templo.

Mientras observaba,

vi a la lluvia luchar contra el viento.

Mientras volaba,

algo permanecía quieto.

Solamente hacía falta,

interpretar esos huecos.

Esas sensaciones vacías,

esos inexplicables sucesos.

Conversaran algún día quienes fueron momentos.

Una premisa escondida,

Un corazón sin misterio.

Suplicaran las olas,

haber salpicado al incierto.

Multiplicaran las horas

aquellos que han visto el infierno.

Cómo parar está bruma.

Cómo equiparar al cielo.

Si al final de estas coplas,

tan sólo seré,

un susurro del cuerpo.

F.K.

Paraíso

Crear un paraíso,

en lo profundo de la mente,

rescantando olvidos,

marchitan sus sienes.

Florecen instintos,

apuran las mieles,

mil noches escritas,

debajo de un puente.

Milagrosos encuentros,

curtidas pieles,

mientras dormía su llanto,

el atajo aparece.

Plateadas directrices,

al cielo enrojecen,

dibujo una sombra,

ternura devienes.

Acaso podrías decir qué sucede?

Hagamos de cuenta,

que sólo amaneces.

Bailar desnudando tu risa,

navegar los vaivenes.

La duda recae,

sobre el calor que las teje.

F.K.

Ha sido

Sabía lo que iba a pasar después de esto. Incontenible tensión.

Reflujo espejado escupe ardiente.

Callado en su caja de cristal biselado.

Burlado por doquier.

Resquebrajados los hilos entretejidos de sus glándulas.

Saliva insistente humedece el secor continuo de su boca. Esa boca hermética. Casi un anzuelo.

Desde que lo veo en paralelo ha cambiado.

Ha sido como rescatar un corazón dormido.

Tal vez herido pero sin lastimar.

Ha sido quizá como una estampida.

Como dejar sostenidas figuritas de altamar.

F.K.

Escrache

Íntimos sucesos se esparcen

bajo la sangre

que despliega sus colores

asintomaticos de un día.

Arpegios repentinos

suben a través

de la colina escondida

tras la sombra.

Humildes fugitivos con sabor a brisa.

Eufórico silencio de un desconocido

arranca la ropa.

Pretende una jaula simular al aire.

Crudas espinas devuelven la herida.

Raspar el morbo de las hojas

escritas por la historia.

Será vencido el escondite.

Clamor mundano tras el viaje de la prosa.

Rescata el frescor sutil de quien

vive sin honra.

Cazar lenguas perdidas. Imaginar tus cromas.

Encorsetar un suspiro.

Divagar al final me sobra.

F.K.

Platónico

Todos los días son un recorrido.

Un extenso amanecer hacia la medianoche.

Incondicional el tiempo que deviene.

Siendo un manto predispuesto al fin.

Instantes después y antes que gritan vividos al costado del amor.

Tan predispuesto el ocaso vuelve y se devuelve a ver.

Puedes más o menos atreverte a ser tan platónico.

Tan profundamente desperdiciado como tal has sabido buscarlo.

Preciosas esquirlas de tu vida.

Aparecer en la eternidad de la noche.

Recorrer aún sin más montajes escondidos de tu cuerpo.

Hacen falta bosques abiertos al final.

Pensarse desde el interior de las rocas.

Vueltas de ruta. Encaminarse hacia adelante.

Percepciones desnudas ceden atrás de tus ojos.

F.K.