Pedantería

De los arrebatos salvajes han nacido las camelias.

Reconozco la sutil pedantería de los besos de la esquina.

Los manteles sin esquirlas.

Quizá, un roce que le alquila.

Encantado bajo el puente desde los orgullos circenses han dejado cada gota ensamblada tras la roca.

La he visto envejecida. Quizás, más nueva que altiva.

Han tropezado escalones mientras caias en los bordes últimos de aquél bote.

Le temes tú a esos colores? A esas mágicas linternas que cogen la luz inaccesible para iluminar amores.

Respuestas interrumpidas por el ruido de la vida.

Por el sonido silvestre que antecede a tus pupilas.

Mientras tanto, una partida,

donde se muerden y suspiran.

Donde acontece lo inevitable. Lo escrupulosamente intocable.

Una burla clandestina. Esos decretos que oxidan.

Mucha purpurina y un sinfín de cosquillas.

F.K.