Vamos bien nena 

Es cierto… es un disco que pondría eternamente mientras viajamos a algún lugar lejano, pero juntos, donde al llegar nos espera despedazarnos durante largas horas de besos, y acariciarnos contagiosamente con esa dulzura que vos infundís en el aire cuando te veo. Cíclicamente empezar después de terminar y hacer de tu belleza el más eterno recuerdo.
Me haces ver muchas películas en mi cabeza, hay de todo tipo, hasta en blanco y negro…con que filmemos 15 minutos de alguna…

Vos soñás dormida y me haces soñar a mí despierto a cada minuto…

Alucinante mujer, se quemó la fuente de mi máquina, hubo un salto de tensión y no soportó. 

A nivel nacional se vive un caos bastante generalizado, los chacareros no dan brazo a torcer con la política del gobierno y la verdad que un poco se movilizaron ayer y hubo estruendo. En fin…. la gente se asustó un poco por la inestabilidad que se está generando desde el campo.
A nivel personal, mis senderos cada vez cosechan más y más amor, flores de todos colores que no me interesa convertir en mercancía alguna, solamente quiero que se traduzcan en besos.

Estoy muy contento por ambos nena, muy conforme con nuestros afectos y no paro de pensar en lo mucho que te necesito, en lo grande y fuerte que me hace tu amor y en cuán bien nos hacemos. No hay día que no piense en estar muy feliz con vos.

Creo que vamos bien, te amo como el primer día, está todo intacto y haciendo cosas como la de hoy a la mañana, prestándome la atención que me das no haces más que enamorarme a diario.

Necesito a esa nena que amo.

F.K. 

Venganza

Shock ilimitado de punzantes vaivenes dejan sangrando el ego iluminado.
Mientras vacías de sentido las sogas que decoran ideas pegadas a la masa.
Limpiar ese mundo te moleste o no. Pues no se puede hacer nada….
Te dispara y penetra arrastrándose en el duelo de un cielo de cuero desencajado.
Aureolas de forma cilíndrica golpean tu nuca dispuesta a caer.
Tu vida es esa cosa que deja de importarme.
Un golpe debido acomoda el hueco de tus juegos inertes.
Vengan aliados que muerda despacio callando la soberbia desnuda.

F.K.

Desarmarse

 

Sueño poder llegar y verte ahí, que me vayas a buscar, me des un abrazo y decirte que por fin llegué para quedarme. Decirte las noches que pensé en ese momento y de cuantas maneras diferentes me lo imaginé. Que me duermo pensando en que tus brazos están rodeando mi cuerpo y sentir esa calidez que me invade cuando estás conmigo.

Sueño algo que quiero cumplir, voy a por eso y necesito de tus deseos para que se fundan con los míos. 
No voy a irrumpir tu vida. No quiero te quedes en cámara lenta hasta que llegue. No te pido que relegues ni pospongas lo que quieras hacer. Sí te pido que cuentes conmigo porque yo estoy contando con vos. Y no incondicionalmente, sino que cuento con tu amor.

Mi vida no se suspende, todo lo contrario está ansiosa de una mujer que me promete buenos momentos y mucho amor. Ese hombre quiero, ese hombre necesito, ese que me sacuda en los momentos desanimados. No sería capaz de pedírtelo si no pensara que es mi ultimo recurso… Necesito eso, saber que sentís, cuan importante soy y cuanto bien te puedo y me podés hacer. Quiero saber de la persona que amo… como siente y como puedo hacerla sentir mejor que cuando te doy un abrazo.

¿Pensás que yo estaría acá, ahora y así, si no fuese porque vos también llegaste y me desarmaste la existencia? En el buen sentido, me rompiste la cabeza, no puedo dejar de pensar en vos y no te das cuenta que eso tiene que ver con lo mucho que te amo… No me pasaba, nunca alguien me importaba y hoy te tengo ahí, incluso viéndote fallar algunas veces y otras sufrir y estoy acá queriendo verte siempre, todos los días y que me muestres que cuando eso pase va a ser otra vez julio, pero sin un agosto que te lleve de nuevo, y vamos a estar los dos ahí llorando y riendo al mismo tiempo. Quiero creerlo, hoy no puedo sola, necesito que si vos lo crees, algo que no lo dudo, que empieces a sacarlo, lo necesito amor.

ahora quiero un matutino con vos, uno que me haga arrancar el día en el cielo…nunca conocí mejor lugar q tu cuerpo para estar.

F. K.

 

La lista

… Te pido que no revientes esa burbuja que estamos llenando mucho. Te necesito y te necesito muy conciente y tranquila respecto de lo que sentís. Yo me encuentro muy seguro y estoy tranquilo de saber que la mujer que amo la necesito para poder estar bien.
Tengo completa la lista de lo que me pediste…


Muchas ganas de escucharte, de comprenderte, de mirarte, de abrazarte, de tocarte por sobre todo… Acariciarte en la noche y durante el día indistintamente, de mimarte, sentirte, de olerte y explorarte, conocerte todos los días más y de cerca. De ayudarte, de cuidarte, de protegerte, de susurrarte, de rozarte, seguirte incluso hasta mi lado, de recorrerte en todos tus detalles, de entrarte, imaginarte y pensarte todo el tiempo. Aún cuando te tenga a mi lado, eso no va a cambiar, se va a potenciar mucho….. de hablarte, gritarte, amarrarte, apoyarte, resguardarte, respaldarte en todo, observarte todo el tiempo, ya te deseo como nunca y lo seguiré haciendo, aprovecharte, interpretarte, creerte y que creas, de enamorarte mas todos los días, de preguntarte, explicarte, quererte, seducirte, conquistarte, solicitarte para adorarte, coquetearte, exitarte, fascinarte, enloquecerte y alucinarte con mi más acabada voluntad, apasionarte. De pretenderte y defenderte después, de rodearte y contenerte con mi cuerpo, de refugiarte, de incluirte en mi vida, de envolverte en mi amor, tentarte a descubrirme, de respetarte y considerarte, por sobre todo VALORARTE.
De tolerarte y celarte, extrañarte como nadie, animarte y motivarte, fortalecerte, sostenerte, halagarte.


Los Besos y Amor que me pedías en tu lista, es lo que más junté, los agrupé por docenas y hay cuantas quieras de ellas.


A tus necesidades les digo que te amo, que voy a enseñarte cuanto te amo y a que sepas como es amarte tanto, tanto…

F.K.

Paradojas

Vuela libremente tocando los contornos del aire que se ajusta al movimiento errante.

Parten las migajas encontradas del camino oscuro y sinuoso para luego derramar encima de sus pupilas una especie de líquido que se esfuma por entre los lados.

Esparcen en las tibias vasijas los albores juntados en un ramo tumultuoso y opaco encerado de aloe.

Revienta contra el suelo y al caer se despoja de esos vestidos que envuelven las formas esbeltas y bosquejadas de lápiz carbonilla.

Volátil imagen suspendida en los surcos y confines del farol esmerilado que cuelga en lo alto del símbolo inacabado.

Tendencia prosaica de los decires vagos e intimistas. Paquetes de objetos abultan los vacíos pechos deshabitados.

Vacantes solitarias y firmes que pregonan en altavoces los corolarios descartados del totalitarismo.

Bocas ávidas y voraces hartas de la dialéctica que tropieza fuerte en el intento.

Qué tan lógico suena el campanario en horas nocturnas cuando las ánimas descansan del sueño caliente.

F.K.

364+1

Van trescientos sesenta y cuatro días despidiéndose y un día de amor intenso e inmenso.

Eso hace todo un año con una extraña sensación de olvido y recuerdo persistente.

Posiblemente mientras le hablaba ella formaba un recuerdo de ese momento.

Sabía que luego sería parte de una antología de besos de adiós. Besos que duermen y que aplastan.

Infinitas miradas de fin. Abrazos con sabor a última tostada.

Un caracol de insinuaciones argumentadas.

Llanto deprimido y doloso con sushi en el menú.

Se sueltan y se agarran, como metidos dentro de un resorte que a veces los acerca y otras los aleja en tensión.

Hay personas así, hay personas que empiezan siempre de nuevo, una vez tras otra, sin temer al fracaso.

“A lo mejor, estamos poseídos por algo” me dije.

La tristeza de existir, el flujo del tiempo, la existencia real.

F. K.

Preguntas por ahí

Quiénes son todos esos innumerables seres que miran y te rodean cada día.

¿Puede tan sólo uno de ellos cambiarte para siempre? Por qué entre la muchedumbre hay uno y sólo uno que puede convertirse en el centro de tu propio mundo.

Quién es aquel que puede enceguecerte con su mirada. Quién es aquel que puede lastimarte con sus palabras. Quien es aquél que puede tocarte el corazón y destrozarlo en pedazos o hacerlo latir tan fuerte que hace que pueda marearte y extasiarte.

Odio ser un cliché, pero siempre hago preámbulos a todo. El otro día vi creo que por cuarta vez “La dama y el vagabundo” y de repente cuando vi la escena en la que los perros comparten el plato de fideos pensé, es así….¿por qué siempre pasa eso? ¿Por qué a pesar de haber tantos fideos en el plato terminás queriendo el mismo que quiere el otro?

En realidad cuando era chica y la vi nunca se me había cruzado por la cabeza esa idea de que alguien quisiera lo mismo que yo, es más, pensaba que todo lo que quería era exclusivo. Que simplemente lo que tenía dejaba de ser importante para otro al mismo tiempo que me pertenecía. Pero no…no fue así, no es así. Suponer no está bien pero cuando el mensaje no está claro es lo que solemos hacer, nuestras respuestas ante el silencio o la indiferencia se llenan con suposiciones.

Me acuerdo de un día que llovía mucho y mi mamá siempre me hacía secar los pies antes de entrar a casa. Yo suponía que era porque no quería que manchara el piso que ella muy dedicadamente había lustrado. Siempre supuse que era por eso, hoy me doy cuenta que no, me doy cuenta que era sólo para decir algo, para que notásemos que ella había hecho algo por nosotros, “limpiar la casa”. Como cocinar, ella no lo hacía con la simple función de alimentarnos, no….lo hacía por amor….sisi, por amor, las personas hacen muchas cosas por amor, entre ellas cocinarte. La miraba siempre cuando amasaba, me encantaba ver lo virtuosa que era con sus manos, sentir el olor de la salsa…..hoy esos recuerdos se arman en mi cabeza y tengo una foto muy clara de quien era, de quien es. Nunca se lo pregunté, porque no sé si son cosas que se preguntan esas, quizá podría preguntárselo ahora, pero no sé. Será que uno prefiere suponer y armarse toda una fantasía alrededor de las personas en vez de encontrarse con la realidad, con la verdad.

Nunca fui una persona simple, fui más bien de ésas que se preguntan todo, por h o por b siempre encontraba una preguntaba en todo. Eso me llevó a años de terapia para poder evacuar en ese corto espacio, en esa acotada sesión de 40 minutos, a veces 30….todas mis dudas existenciales, personales, psicóticas, neuróticas, toda esa maraña que tengo en la cabeza y que todavía aún no pude terminar de descifrar.

Qué difícil es saber tanto y encima lo que queda aún por saber…ser así me lleva a tener momentos de insoportable reflexión durante horas. A no poder dormir. A veces pienso que mi cerebro es como el cubo mágico, que nunca voy a poder terminar de acomodar ese rompecabezas y que me queden parejitas todas las ideas. Eso decanta en la infelicidad que siento a veces, por momentos. Hacerme una idea única de lo que significa ser feliz, no puedo armarlo. Creo que más bien consiste en no pensar. Generalmente el que piensa mucho es menos feliz que el que lo hace de vez en cuando. Pero no puedo controlarlo, los pensamientos me fluyen por mi cabeza y me inundo de repente.

Tendría que construir una especie de represa que me los contenga y los mande para otro lado.

Debería saltar de un lugar bien alto y disfrutar la caída libre…..si salto……no sé que espero. Lo que sé es que los años te hacen aprender a caer con estilo.

Hay que preguntar cosas, a las personas, a tu mamá a tu papá a quien sea, hay que preguntar, dejar de armarse el monólogo y empezar a repartir preguntas por ahí, alguien te va a decir algo que te sirva y si no es así, al menos te sacás un poco el peso de encima.

F.K.

 

Un adiós a la carta

No respondí a tu mensaje porque realmente fue significativo para mí y me di cuenta de algunas cosas que comprendiste de una determinada forma y creo que no puedo cambiar lo que pienses al respecto ni como lo sientas . Por eso quizá lo que puedo hacer es darte mi punto de vista desde lo que siento, porque estoy muy conectado con mis emociones en este momento y es lo más genuino que puedo expresar. Entiendo que detrás de cada frase que uno dice hay un pensamiento que lo sostiene, nada es azaroso, por supuesto que hay un peso en las palabras. Pero también puedo entender, en mi caso, que hay detrás de las mías. No pretendo que nadie decodifique esto. Hay que tratar de ser lo más impecable posible con lo que uno quiere transmitir al otro, ya que eso que diga va a impactar y generar algo en particular que luego, a pesar de que me desdiga de esas palabras y pida perdón, no puede deshacerse.

Puede que me equivoque pero creo que somos dos personas muy mentales. En este momento particular para mí, justamente no lo estoy siendo tanto, pero sé que en general soy así. Me cuesta no darle mil vueltas a las cosas, pero ejercito bastante el conectarme con lo que siento, porque me hace bien, aunque me duela muchas veces, me hace sentir vivo.

Tengo unos arranques a veces….muy de mierda, es la verdad. Reacciono y digo cosas que a los minutos de escucharme me quiero matar. Claro que es difícil entender esto y sobre todo despersonalizarse cuando lo digo y causa efectos. También forma parte de quien me conoce más o menos comprender de donde vienen.

Me duele mucho cuando hay un abandono de un vínculo así de repente, pero también me hace pensar que quien lo abandona es porque no tiene que ser. No podría convivir con ese sentimiento el resto de mi vida y la verdad es angustiante. Cuando alguien se aleja, por más que nos duela, tiene un porqué. No es que no me haga cargo de generarlo también, claro que siempre también tengo que ver en eso.

Cuando nos conocimos realmente traté de darme tiempo e ir despacio, no porque no me gustes, todo lo contrario. Simplemente fue para tratar de cuidarme/te, dado que veníamos de situaciones dolorosas los dos, entendí que este tiempo juntos tenía que ser un respiro, un aire fresco y compañero. Luego aparecen los miedos, algo inevitable en todos cuando pasamos por situaciones dolorosas previas, es inevitable, pero es lo peor también. El miedo paraliza, no deja actuar. Mi “no sé” no tenía que ver con no quererte o desear una relación con vos, sino que tenía que ver con un no sé que me cuesta reconocer de hecho, porque siempre creo saber que quiero.  Y mi estupidez fue pensar que dejarnos que vayamos a nuestros tiempos estaba bien. Pensé que necesitabas estar sola y simplemente no quería que nos metamos en esa idea de tener que armar algo y definir algo, porque realmente, no hay ningún apuro para eso.

No creo que los vínculos sean mágicos, que todas las personas se entiendan de golpe y va todo de puta madre. Simplemente pienso que somos humanos, cada uno viene de historias y trato de entender eso lo más que puedo. Todo lo que al otro le pasa o me dice no tiene porqué tener que ver conmigo, no soy el centro del mundo. Quizá, por pensar así peco de creer que el otro lo entiende de la misma forma.

Tengo mi tiempo para entregarme realmente, es cuestión de tiempo. Trato de no acelerarme en eso, aunque entiendo que tengas otras necesidades. Pero no somos un dispénser de cosas, somos humanos, nos comunicamos, le decimos al otro lo que nos pasa, abrimos nuestras emociones y no funciona como algo que uno compra y lo tiene. Todos tenemos un tiempo que necesitamos para entender aquello que otro nos está diciendo y pidiendo.  Y en todo esto por supuesto funcionan nuestros propios límites en aquello que podemos o no dar. O que queremos o no ceder.

No pretendo comprendas todo esto. Simplemente me parece importante que sepas cuanto hay en las relaciones que uno construye por sí mismo y cuanto hay de lo que el otro lo pensó y sintió de otra forma. No hay fórmulas, sólo hay ganas y deseos. Y cuando realmente lo hay eso sucede, no tengo ninguna duda. Te hablo desde mi corazón aunque sea mi cabeza la que muchas veces pensó antes de sentir. Pero a pesar del dolor que siento puedo sentir muchas cosas lindas hacia vos, no quiero inventarme historias para sentirme mejor. El dolor va a pasar y cederá, algo nuevo voy a aprender de todo esto. Estoy enamorado…pero eso no llegó a convertirse en amor, todo pasó muy rápido y soy incompatible con las ansiedades. Si me desbordo es porque siento algo que me mueve y no esperé nada de todo esto, fue lo más maravilloso de todo. Soy una persona intensa y por esto a veces tomo malas decisiones.

Cuando me decís que estás sorprendida por lo que te digo sentir lo entiendo y lo tomo. Uno puede seguir pensando algo que le es funcional pensar o puede abrirse a tratar de entender aquello que el otro está diciendo, son decisiones, no cuestionables en lo más mínimo.

También siento que no hay tiempo para lo que uno desea. Si uno desea algo, es este mismo presente, el tiempo no cambiará ese deseo, sólo hará que podamos pensarlo o mirarlo desde otro lugar. El tiempo no cura, es uno quien tiene que querer curar o cerrar algo. Pueden pasar años y la misma herida puede seguir ahí porque  realmente no deseamos cerrarla y no paramos de sentirla.

Lo poco que pude conocer de vos a mí me enamoró y me identifico con muchas de tus actitudes, quizá es por eso me causan dolor también.

Por eso será que al escucharte el otro día en el mensaje entendí que estamos hablando desde lugares diferentes. Suele pasar y lo respeto ante todo.

Te deseo todo lo mejor que pueda desearle a alguien. No tengo orgullo en decirte lo que siento porque no es compatible para nada con el amor. Cuando quiero a alguien puedo perdonar.

Me parece importante que puedas leerme y entender esta otra parte de la historia. Muy a pesar que decidas pensar desde vos lo que quieras. Sólo sabé que esto es lo que siento al respecto.

Te abrazo fuerte.

F.K.

Quien no

Quien no ha andado por ahí con el vegetal entre los dientes sonriéndole a la primavera.

O metiéndose en algún lugar dentro de una galería muy escondido mirando ropa interior diminuta imaginando cómo quedaría en su silueta.

Quien no se ha mirado al espejo y ha probado diferentes ángulos de su cara para verse mejor.

Quien no ha hablado con amigos diciendo que estaba de fiesta cuando estaba realmente metido en la cama viendo una peli.

Quien no se ha arrepentido de tener tantos adornos a la hora de limpiar. O demasiados imanes en la heladera.

Fantásticamente lo que sucede es lo que tiene que ser. Esos instantes inauditos que pertenecen al diario de la vida inquieta.

Hay plantas en el balcón y frutas en la panera. Hay limones colgados al sol y bancos en la pecera.

Será el lugar de la emoción en donde reposan las recetas. O seremos rama tu y yo participando de la hoguera.

Al igual que el canto del sifón mezclándose con la cerveza somos espumas de telas que decoran la vidriera.

Chorrea un líquido marrón desde el bastidor de acuarelas.

Hay un frío de estación que nos nivela en la espera.

F.K.