Puñado de cielo

Sabemos que las cosas no son siempre de la forma que queremos y aceptar es un camino hacia la curación.

Desde donde cada uno pueda debe poder llegar a ser de una forma más auténtica y realmente dejar los escollos que nos llevan a trabar nuestras propias facultades.

Me detengo en unos pensamientos que puedan transportarnos lejos de aquí. A un lugar donde siento que puedo ser y estar de una mejor forma.

Tal vez, los sucesos sean una cuestión de tipos de vida, de elecciones que nos separen en ciertos momentos.

Pero aún así, podemos rescatar algún que otro intento de calar lo profundo de nuestra alma.

Claramente se entrecruzan pensaciones que de vez en cuando te traen y me hacen oír el dolor de la ausencia.

Sabremos de algún modo compartir aquel lugar desierto en compañía?

Sabremos quizá lo que vale un puñado de cielos que, aturdidos y frente a los desafíos, puedan brillar amaneceres.

Dormir intensamente al calor de un alivio, de soltar los momentos repetidos y construir un incesante respiro desde donde salir a caminar.

He llegado a lo lejos del camino que me seguía.

Qué me daba casi todo un corazón que se acrecienta.

Desde siempre un plan sereno donde invadir el subsuelo del mundo.

Cómo hemos llegado a la distancia?

Al desconsuelo de las heridas inertes.

Aquellas partes encendidas aún por tus ojos.

Resueltamente bordeamos pinceles y rayamos papeles cortados con rayos de claveles.

Las cárceles serenas que encierran placeres. Que aligeran a los seres.

Cuántos años más hacen falta para subsanar todo aquello que nos ha tocado? Todo aquello que reveló misterios en silencio.

Bailamos en una celebración donde los manteles parecen nubes de manzana.

Crecen los deseos que me dan esperanza que llevan líneas de un lugar a otro.

Suaves en su permanencia de quedar aún troquelado por las pieles. Brazos desmesurados. Desmentidos por las verdades de una cura.

Inquietante poder de los burdeles repletos de quienes sueltan la soledad al final de las lenguas.

Luces que entran en algún sitio. Que nivelan zonas de posesiones.

Valerse de algunas secuelas

Aquellas fogocidades apagadas por el agua.

F.K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s