Escena

Mientras empuja,

va levantándose ese fulgor.

Grita,

tan escandalosa,

que apenas si puede saberse

lo que está diciendo.

La había mirado tantas veces.

Tantas veces,

que sus uñas manchadas de nueces,

le quedaban calientes

de frotarlas bajo el agua.

Hacía como si no.

Como si aquél

movimiento coreografico,

no le crispara la piel.

Cemento célebre bajo sus pies,

en una calle pálida y desnuda

bajo las luces del barro.

Vino ensayada desde los tablones

donde no hacía más que imitarlo.

Una vida desprolija y sin planchar.

qué más posible que andar

sin saber correr

a un laberinto de espinas.

Talladas de azulejos

parecía algo de su quietud.

Claramente

maniataba su brújula,

sin desesperar,

bajo una lluvia

interrumpida al final.

Monigotes hechos personas

bajaban por la sombra,

de un abeto encendido

pintando cristal.

Basta ya de esta escena,

le dice

mientras se vuelca encima

una copa de champán.

F.K.

4 comentarios en “Escena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s