A tu orilla 

Vienen de a poco esos mismos que ayer se fueron. Brindan en un sereno recuadro rodeado de bordes. Bordes sellados y brillantes en una lejanía casi perfecta.

Siento por momentos que algo de eso se queda y brota de mí algo que se parece a una fiesta. Buscan y niegan la búsqueda al encontrarse así descaradamente en sinsentidos de soledad.

Viniste muchas veces sin golpear. No pude escuchar tu risa.  Cómo hacer para garantizarte que las cenizas eran mías.  

Incendios rotos por lluvias de bocas que sedan con besos hirientes. Iguales a un puerto. Con anclas y peces. Nada tan leve que me lleve cuando vuele. 

Crezcan pese al vaticinio del sauce en la orilla. Morirse entre sábanas no es como hacerle cosquillas. 

Más grande quien salva el reflejo es quien tiemble a tu orilla.

F. K.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s