Parece quieta 

Bajo la piel abstracta que envuelve un vestido dispuesto para herir. Rutas retiradas despistan los anhelos ciegos repitiendo ruidos de cielos empolvados.

Crecen los puñales sinceros. Ríen los alados seres al verte respirar. 

Contra toda manera. Contra un suburbio en escala. Quien sería el error incierto nacido para vencer. 

Mutila espaciadamente los ahogos. Monarca de un seno partido en pesados intentos de promulgar el rito. 

Un sinfín intrigante. Parece quieta la morada. Amordaza el designio desesperado por huir de aquellas tiernas manos. 

Rebalsa la nostalgia. Mentira encajonada puja en los intermedios paranoicos del encierro.

F. K. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s