Sus alas

Que te tiemblen las orillas mientras se bañan tus caderas de una luz difusa.

Resplandor carcomido por esa pared interina demora el estampido de la inmensidad.

Intenta mutar sus alas. Convertirlas en adornos de clubes viejos. Ensayar hasta los minúsculos detalles. Ser tan imperfecto que dure el cansancio.

Fue tan fácil adormecerse. No tan gentil de su parte la sombra sin gritos.

Precisamente lleva piel muy pálida. Esquinas lluviosas. Desgloses de aquel mito. 

F. K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s