La chica

Parece que la chica provoca. Invita. Seduce. Excita a la concurrencia sin pudor.

Parece que ella es persistente y perdida así como la ves va segura. Inquieta. Coquetea y va tocando con la mirada siniestra tus ganas. Vibra. Se despeina y vuelve a probar. Enrolla una porción de pelo. Desviste un poco el cuello. Envuelve y desenvuelve. Huele a jazmines.  A budín de limón. Ajustada en su jean se sirve. Otra copa.

Si la miras bien y se da cuenta se pone el dedo en la boca. Recorre los dientes con la lengua. Retoca el labial de nuevo. Exquisito protagonismo de esos labios. Relampaguean ojos grandes y vistosos.

Tropieza levemente y suspende la mano del señor que la tenía agarrada entre las cejas. Le tira un suspiro y la suelta. Perdona el esquivo.

Sale caminando elegante. Traviesa. Imponente. Camina corto y rapidito. Se acomoda las bragas sin delicadezas.

Los hombres la rodean. Perforan el aire caluroso. Ella vanidosa se ofende. Escasea simpatía. Les baila indiferente.

F.K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s