Soledades

S conoció a S en un momento de su vida en el que parecía que nada nuevo podía pasar. Fue algo intenso y verdadero pero que, de un momento a otro, se tiñó de gran oscuridad.

S estallaba por todos lados y conocer a S hizo que aún más preguntas aparecieran, si es que esto era posible. 

Algo sombrío y melancólico se instaló en el intercambio entre sus cuerpos. S llevaba a rastras preceptos que hasta ese momento no había tenido la más mínima intención de cuestionarse. Esto hizo que paulatinamente sus sentimientos vayan en extremo a un desborde inconcluso, sin límites de donde agarrarse. 

S decide un buen día dejar de hablar con S puesto que comenzó a notar que su presencia y sus palabras irritaban mucho a S y no estaban ayudando.  A pesar de sentirse profundamente “enamorado”  decidió abandonarla. Decidió que aún quería pasar algún tiempo solo, creyendo que esto sería lo mejor para ambos o al menos para él. No podía hacerse cargo de la tristeza que sacudia cada día su existir.  Se había tornado demasiado denso todo y precisaba sentir que una bocanada de aire lo regresara al presente.

S pasó demasiado tiempo intentando encajar, llevar una vida que, según él, era la que quería tener. Notó que estaba rígido frente a ciertas propuestas de S, se resistía y esto lo llevó a entrar en un conflicto derivado en un descontrol mecánico de sólo querer ocuparse de sí mismo. 

Perdieron contacto durante bastante tiempo. S hizo una gran desaparición,  lo cual solía ser bastante común cuando no lograba resolver las cosas a su manera. S nunca pudo entender y se llenó de rabia, intentó perdonarlo pero algo en su corazón latía a ritmo de muerte. 

En ese lapso de tiempo S conocío mucha gente de la que aprendió realmente valiosas lecciones y comprendió lo libre que se sentía. Había estado apresada en un ahogo que la tenía sin poder respirar. Cada noche igualmente entraba en sus pensamientos y lo imaginaba feliz en algún lugar. Le deseaba lo mejor a pesar de todo. 

Sin embargo, sabía que algo pendiente había. 

S se va de viaje y otra vez sin esperar nada conoce a F. F era un espíritu libre, cada centímetro de su cuerpo emanaba alegría. Un ser que sólo disfrutaba de la vida, sólo eso. En medio del viaje y con los días recortados recibe un mensaje de S preguntando en que andaba. S no supo que contestar y simplemente lo borró. Aquel mismo sentimiento que tapaba su garganta había vuelto pero no permitió que vuelva a ocurrrir.  S y F comenzaron una relación.  Viajaron a varios lugares juntos hasta que decidieron volver a Buenos Aires. F no sabía bien que hacer y las cosas entre ellos empezaron a complicarse. S tenía sus rabietas a menudo y en muchas ocasiones se iba y no regresaba en días. Esto preocupaba a F quien finalmente decide seguir su camino.

S tuvo una regresión y volvió a casa de su madre por un tiempo. Ella comenzó a querer ayudarlo y decirle que debía hacer con su vida. Que ya era hora que tomara ciertas decisiones y S nuevamente se sentía sofocado. Pasaba el día sin poder descansar e intentando acallar su cabeza que cada día lo atormentaba más. 

S responde el mensaje. Después de dos meses. Piensa que es egoísta y realmente lo es pero necesita saber de ella. Le explica brevemente que se encuentra bien pero le gustaría verla. Sabe que quizá nunca lo reciba. Transcurren meses y nada. Pasa por su antigua casa y ve de lejos a una mujer que coincide bastante con lo que recuerda de ella. Un escalofrío le recorre el cuerpo, corre torpemente hacia la esquina pero entra en un auto azul y no logra alcanzarla. Hace todas las conjeturas posibles con lo que cree saber de ella. Aún se le eriza la piel cuando rememora como se sentía abrazarla. 

S enfermó y el día que creyó verla por última vez, ver su figura, estaba camino al hospital. Ya nunca regresaría. 

S fue muy exitoso, pese a pasar solo casi todo el resto de sus días. Su vida profesional le dio muchas alegrías. 

Nunca olvidó a S, nunca se perdonó haberla abandonado. Golpea lo incomprensible.

F.K. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s