Esa ola que viene

Bajo la influencia de esa pulsión, proyecta una dimensión que se niega.

Hambriento de conquista y de dominio. Imposible darle amor a la razón .

Sus mordeduras transformadas en huellas. Máscaras que borran el vértigo bajo sus pies.

Acantilados en mutación, encanto infinito devorado por el fuego de la liberación. 

La excitación constante e instintiva busca una descarga casi melancólica. 

Enloquece hasta el desborde en un intento de esa posición precaria de satisfacerla.

Exasperación en lucha contra la tristeza. Reconstrucción de un encadenamiento de golpes que preceden la catástrofe inminente.

Incertidumbre que contamina poco a poco las percepciones de la conciencia. 

Recordar esa extrañeza familiar en el tiempo fuera de tiempo. Los ojos dicen que lo frágil se apropia de lo propio.

Los besos, la boca, envidia de una seducción erotizante. Fantaseo de culpa que lo pretende. 

Fantasmas de la certeza en la escena de la transgresión. Representa el peligro por el que la aleja de sí.

Deseos de muerte latente de la pasión. Existencia empantanada de repetición amenaza la entrega.

Enciende sus contradicciones, una conflictividad interna que lleva a rehuir,  se oculta, se muestra,  se estanca y siempre falta.

Extraño ideal que se ha roto. Fundamental no ceder sin tomar precauciones. Se pierde esa sensación de ser propio, obedecemos al tormento de la división. Esa ola que viene de fuera. 

F.K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s