Carne

Reino extravagante que crees estimular con tu carne falta de mí.

Flotando en los intervalos del refugio inexplorado del incendio.

Ese espesor flota itinerante en el sosiego de tus palmas.

Se extinguen tus pensamientos sin esa cabeza vacía del despecho.

Aúllan dormidos los lobos al acecho caminando inquietos y retraídos.

Atrás el que regresa sin sentido, atrás el que emula tener corazones en brío.

Sospecho ya de tus síntomas y tus vacíos. No será esta realidad la que salve tu hastío.

Vuélcate por detrás de las montañas, alimenta ese ego marchito y deja en paz a quien te ha dado el esplendor partido.

Vete ya por otro camino, deja de succionar mis pasos blandidos.

Recurre mas bien a tus armas para armarte y descansar al cobijo.

No beso tu mano ni tus vestidos, mejor retirarse a tiempo que la vida siempre ha sido mejor vivirla que ser testigo.

F.K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s