Paradojas

Vuela libremente tocando los contornos del aire que se ajusta al movimiento errante.

Parten las migajas encontradas del camino oscuro y sinuoso para luego derramar encima de sus pupilas una especie de líquido que se esfuma por entre los lados.

Esparcen en las tibias vasijas los albores juntados en un ramo tumultuoso y opaco encerado de aloe.

Revienta contra el suelo y al caer se despoja de esos vestidos que envuelven las formas esbeltas y bosquejadas de lápiz carbonilla.

Volátil imagen suspendida en los surcos y confines del farol esmerilado que cuelga en lo alto del símbolo inacabado.

Tendencia prosaica de los decires vagos e intimistas. Paquetes de objetos abultan los vacíos pechos deshabitados.

Vacantes solitarias y firmes que pregonan en altavoces los corolarios descartados del totalitarismo.

Bocas ávidas y voraces hartas de la dialéctica que tropieza fuerte en el intento.

Qué tan lógico suena el campanario en horas nocturnas cuando las ánimas descansan del sueño caliente.

F.K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s