Despensando el amor

Hace un tiempo me vengo preguntando acerca de algunas cuestiones, y no es que no me las haya planteado en algún momento, pero será que ahora le doy una vuelta de rosca más. Entre ellas, surgió una tan amplia como ser ¿qué es lo que le da sentido a la vida?
Empezamos este tema, hablando no hace mucho con un amigo, preguntándonos el porqué muchas veces pasamos por situaciones no del todo felices y cada vez que eso sucede volvemos a replantearnos, qué sentido tiene?
Y volvemos a resignificar esto del “sentido”. Pero me gustaría empezar contándoles que el sentido tiene múltiples definiciones. En este caso, la que mas me cuadra al asunto es la que hace referencia a “razón de ser” y a la de “que incluye o expresa un sentimiento”; y ahí se dispara.
Convenimos,o al menos eso creo, que lo que le da sentido a nuestras vidas es aquello que llamamos amor.
Pasamos, me atrevería a afirmar con mucha certeza, la totalidad de nuestras vidas buscándolo.
Infinidad de veces se lo ha tenido como protagonista, desde todas las esferas de nuestra vida. El amor, es ése sentimiento que nos atraviesa, nos inspira, nos invade, nos llena y nos reúne a pesar de que no podamos dar pruebas materiales acerca de su existencia. Es fuente de inspiración de canciones, poemas, obras de arte, religión e incluso de la muerte.
Pero no me refiero solamente al amor de los enamorados, estoy hablando del amor en general, en todas las esferas de nuestras vida y aquél que profesamos, no sólo por nuestros seres más queridos, sino también aquél que ponemos en nuestras actividades diarias. Ese que tenemos al cocinar, al regar nuestras plantas, al cuidar a nuestros animales, al educar a nuestros hijos, al saludar al vecino.
Se han estudiado ya los efectos que éste produce, no sólo a nivel físico sino también las reacciones que genera el ser “bien querido”. Descartemos el humor, que es el que ya todos conocemos, sabemos que sentirse queridos nos hace estar bien con nosotros mismos y eso se refleja en nuestras actitudes diarias. Todo lo que realizamos con amor, mejora, tiene otro valor y es mejor apreciado por lo demás.
Sin embargo, a pesar de que no lo reconozcamos está ahí constantemente. Y si lo pensamos bien, de la raíz de este intenso sentimiento, se desprenden muy cercanamente algunos otros. El que más cerca encontramos es el dolor, estamos a un paso de él cuando realmente queremos. Sin embargo, a pesar de que conocemos la pequeña brecha que puede llevarnos allí, elegimos sentirlo, elegimos vivirlo.
Lo traemos en nuestro ser como algo innato. Nadie puede controlarlo, ni regirlo. No tenemos una Constitución del amor, al menos de momento nadie ha querido legislarlo, sino más de uno estaría en pleno juicio.
Muchos han intentado categorizarlo, etiquetarlo, y clasificarlo; sin embargo, su poder de multiforme es tal que sería imposible lograrlo.
El amor, además, posee muchas propiedades, entre ellas, puede regenerarse, renovarse, reproducirse, adaptarse, recuperarse, corregirse, rehabilitarse y hasta incluso volver a nacer. Además, podemos hacer uso de él de forma ilimitada, es un recurso completamente renovable, nunca se agota y siempre podemos tener más.
Pensemos en aquello que solemos llamar “soledad”. El miedo no es estar solo, el mayor miedo del que somos presos es el no ser queridos.
Todos necesitamos del amor para vivir una vida plena. Es tan importante como poseer una buena educación, alimento y un techo donde vivir. Notablemente, no hablamos de esto, ni discutimos acerca de cómo acrecentarlo, ni de exportarlo.
A pesar de ser omnipresente, muchas veces nos cuesta reconocerlo, sin embargo, debemos aprender que cada ser humano puede manifestarlo de miles de formas distintas, es por eso que muchas veces necesitamos nos digan que nos quieren apelando a las frases que se han hecho sinónimo de esto; un te quiero, un te amo o de la forma que elijamos decirlo transmite más directamente aquello que sentimos. A la vez, pareciera ser que necesitamos escucharlo, esto nos refuerza y nos aclara muchas cosas. De alguna forma, somos insuficientes e incompletos sin el amor que nos viene dado a través de las personas.

F.K.

Abril, 2010

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s