++

Si no estás haciendo lo que sentís, algo pasa. Pensaste eso alguna vez? Pensaste en que si hicieras eso que venís pensando, si hacés eso que te viene dando vueltas en la cabeza todo el tiempo y que vuelve y vuelve y no te deja en paz, que rellena cada hueco de pensamiento que tenés, todo podría cambiar? La palabra clave, cambio. Eso te da miedo, pero en realidad, ése miedo que sentís forma parte de tu fantasía. El miedo real es distinto del que generás con tu cabeza, ese bosquejo de lo que puede pasar, pero en realidad, no es. Ese miedo de que las cosas se concreten y se te den, ese miedo no es tuyo, es tu cabeza, esa misma que te hace hacer cosas que no querés, porque creés que tenés que actuar de una forma, porque creés que si se te cae la careta ya nadie te va a querer como sos, porque te hiciste una imagen tuya de mierda, que querés seguir sosteniendo, que te cuesta, pero lo hacés por los demás.

Es que vos no sos un puto egoísta como todo el mundo, vos sos un ser altruísta, que piensa en los demás, que hace lo que los demás quieren …..ése sos vos, un siervo de la felicidad ajena. Pero qué mierda te pasa? Si sabés que no funciona así? Lo tenés clarísimo, tenés una vida, el tiempo es ahora. No significa que te tengas que quemar la cabeza (y otras cosas) haciendo humo a más no poder. No te confundas con la ansiedad, ésa es otra. Acá lo importante es saber qué te hace bien. Nada más fácil ni tan complicado.

Estás tibio, ni siquiera a punto para nada. Con las emociones enfrascadas, porque las píldoras manejan que sentimiento vas a usar hoy. Ya no te conmueve nada. Escuchás esa canción mil veces, tratando de que te diga algo que te sirva, que te llene, que te haga sentir menos despreciable, porque se ve que hay otros como vos que no pueden sentir nada. Se refugian en la música, en el arte, tratando de expresarse, sacando ese monstruo atado que llevan a pasear de vez en cuando para darse un instante de mortalidad. Estás frío, colmado de mierda, qué podés dar? Si no podés ni darte una chance a vos. Qué querés? Qué esperás? Te rodean personas, miles, algunas que valen la pena. Te diste cuenta, pero las dejas ir o mejor….huís. Cuando tenés que hablar de vos, no sabés que decir, sos un completo extraño.

A las minas les decís siempre lo mismo, ya lo tenés  guionado. No podés dar más, es lo que hay y compasionado de vos mismo te la creés, compraste esa historia pedorra. Volviste al principio y arrancaste de nuevo para el mismo lugar, aunque creías que era obvio que eso no iba a pasar porque siempre pensaste que era improbable.

Te falló la probabilidad, el tiempo, las matemáticas, el sentido común y todo se convirtió en un puto acertijo. Estás lleno de preguntas que vagan en el universo denso de tu cabeza. Y tu corazón?? Otro tema…….. Estás dividido, sos un sistema binario que se reparte únicamente del lado de la razón y que ni siquiera te vale para algo. El dame más es una ley, te rompés, te quebrás, te amordazás, te parás y seguís caminando. No ves el camino, pero la gravedad te agarra de la mano y de momento, no te dejó solo.

Otra pastilla, se te esboza una sonrisa pelotuda que llevás a cuestas, una mueca falsa de felicidad que vendés a todo el mundo. No te emocionás, no llorás, no abrazás, ni das las gracias.  No respondés mensajes, tenés la papelera llena de ideas inacabadas. Qué te falta? De todo. Qué tenés? A vos.

Envuelto en esa nube de contradicciones, elegís. Mal…..porque lo pensaste poco. Pero lo razonaste y eso basta. Hábitos, mecanicidad, mirás pero no observás.

Mareado, asqueado y a toda velocidad sentís ganas de vomitar, te vino de repente, lo viste en tu cabeza, pasaba de verdad, le vomitaste todo a la vieja que estaba parada delante de vos en el metro. Te bajaste, con la respiración acelererada, las pulsaciones a mil y transpirando. Te asustaste, el corazón te galopaba y la gente miraba sin ayudarte. Agarraste el teléfono, chequeaste toda la agenda, plagada de números que no iban a llamar a nadie.

Te viste solo, en un plano corto, con las pupilas dilatadas y la sudoración cayendo de tu frente. Empezaste a correr y llegaste a tu casa. La cabeza te tiraba letra pero no podías agarrar ni un pie.  Otra pastilla…..te tiraste en la cama, te abrazaste a la almohada y te dejaste atrapar.

El límite de tu cabeza se cortó, te diste cuenta que pedir no es nada malo. Ayuda, una mano, dame lo que puedas, con eso alcanza, para lo demás……..estás vos.

Te levantás, caminás, reís, pensás, creás, todo es para vos. Y eso se te sale, se desborda y salpica a todos. Te diste cuenta? Nadie quería más. Vos querías más. El tiempo siguió. Nacimientos, casamientos, muertes. Qué disfrutaste de todo eso? Nada, puto egoísta, estabas metido en tu mierda. Todos te dieron y vos deleteaste todo. Apretaste la barra espaciadora sin pararrrrrrrrr.

Explotó, se transformó, le diste tantas vueltas y así mareado como estabas apoyaste las manos y te ayudaste. Te ayudaron……te escucharon, te acompañaron. Ahí lo viste. Percibiste que el aire se alisó, te viste, te proyectaste y te visualizaste.

Te habituaste a verte así, sonriendo mientras mirabas el cielo. Y qué? Te pone feliz eso? Qué carajo te importa si otros lo miran? Vos lo viste y es suficiente.

F.K.

Octubre, 2012.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s